feracidad


También se encuentra en: Diccionario.
  • sustantivo

Sinónimos para feracidad

fertilidad

Ejemplos ?
Empero, en las dos últimas décadas del siglo XIX la feracidad de las montañas vírgenes despertó una febril pasión de apoderamiento de los terrenos baldíos, que los colonizadores se afanaron por asegurar mediante documentos, primero en la notaría de Ocaña y a partir de 1893 en la notaría de Gramalote, principalmente, a donde acudían a granel.
Abundaban también los tigres que frecuentemente hacían presas de su feracidad e instintos sanguinarios a sus caballos de montar y animales de trabajo.
Para la division y demarcacion se debe atender, entre otras cosas, à la proporcion de las relaciones interiores y exteriores, al clima, usos, inclinaciones, genio, è ìndole de los nuevos provincianos, à la feracidad ò abaricia de los terrenos.
Y la esencia de su vida se condensó en un soñar. Desde la santa Rusia, viose transportado rápidamente a otras regiones de claridad, de feracidad, de caliente atmósfera.
En efecto, el territorio seleccionado reúne excelentes condiciones de equidistancia geográfica, posee instalaciones que permiten contar con un fluido tránsito ferroviario, vial, aéreo, fluvial y marítimo, calidad climática, abundante agua potable y de riego; la presencia de la costa marítima patagónica, la suave topografía muy favorable para el asentamiento humano, propio de una capital, la feracidad de las tierras...
La zona fronteriza es un verdadero tesoro escondido en una tierra virgen todavía, que por su feracidad y producción, se manifiesta como un simbolismo de energía vigorosa y de fecundidad singular.
Si no bastasen la feracidad del terrenó, la abundancia de producciones y los tesoros de las minas, le daré, cuando llegue la oportunidad, guano y salitre.
Nuestros valiosos productos, mirados con ojeriza por las repúblicas de los pueblos mercantiles extranjeros que provoca el sistema aduanero de España para coartarles su comercio, si bien se venden a grandes precios con los puertos de otras naciones, aquí, para el infeliz productor, no alcanzan siquiera para cubrir sus gastos: de modo que sin la feracidad de nuestros terrenos, pereceríamos en la miseria.
No dejan de ser orgullosos de la feracidad natural de su suelo, pero no ha nacido en ellos la ambición de hacerlo más fecundo por el trabajo.
La TAZ implica una forma de feracidad, un crecimiento que va de la domesticación a lo salvaje, un "retorno" que es también un paso adelante.
Viajaba de la capital a Mendoza, de Mendoza a Neuquen, del Neuquen a Patagones, de Patagones a Bahía Blanca; cruzaba por todos lados las provincias de Buenos Aires, Córdoba, San Luis y Santa Fe y la Pampa Central, comparando las tierras, su valor, su feracidad y su situación, desechando por su precio elevado o por ser arenosas, o por quedar muy alejadas de una vía de comunicación, todas las que le ofrecían; éstas le parecían muy bajas y anegadizas, aquéllas eran muy altas y demasiado secas; lo que quería era una extensión grande, muchos miles de hectáreas, a precio muy bajo, de tierra muy fértil, si no muy cerca de la capital, siquiera muy cerca de una estación de ferrocarril, de alguna línea principal, más bien que de un ramal.
La tierra tanto peca por demasiada cantidad de frío, como por exorbitante porción de calor, y lo mismo le perjudica la abundancia de jugos nutricios, que la escasez: las muchas sales, la desproporción de materias glutinosas, dan al terreno una feracidad aparente, que aunque hace crecer la planta muy frondosa, no da al fruto la consistencia y tamaño conveniente.