festividad


También se encuentra en: Diccionario.
  • sustantivo

Sinónimos para festividad

Ejemplos ?
Siguióle un plato de ternera mechada, que Dios maldiga, y a éste otro y otros y otros; mitad traídos de la fonda, que esto basta para que excusemos hacer su elogio, mitad hechos en casa por la criada de todos los días, por una vizcaína auxiliar tomada al intento para aquella festividad y por el ama de la casa, que en semejantes ocasiones debe estar en todo, y por consiguiente suele no estar en nada.
Ella fue también la que implantó en esos siete pueblos la costumbre, que aún subsiste, de que todos los ciegos de esa jurisdicción se congreguen en la festividad anual del patrón titular de cada pueblo y sean vestidos y alimentados a expensas del mayordomo, en cuya casa se les proporciona además alojamiento.
Sus oscuras alamedas, sus viejos torreones, sus plazas y palacios estaban solos. La festividad cristiana retenía a todo el mundo en la ciudad.
Y es que nuestro pueblo no ve en esta festividad una costumbre tradicional y religiosa únicamente, que ve un deber ineludible de cristiano: en el fogón donde no se hace la "nochebuena" se revuelca el Diablo, y toda la casa queda contaminada.
(Palabras textuales del Año Cristiano.) ¡Y a fe que da gloria ver nuestras iglesias, desde la más chica hasta la más grande, adornadas de blanco y azul, y llenas de flores, para celebrar el Mes de María o las Flores de María, poéticos nombres de tan dulce festividad!
Hermandad daimieleña de caracter sacramental también llamada del CORPUS CHRISTI por su obligado fomento al culto y cuidado del Sacramento de la Eucaristía, celebrando con especial esmero el domingo de la festividad del Cuerpo de Cristo, cuando la cofradía procesiona y vela al Santísimo.
El 25 de diciembre, día de Navidad, pasaron por una hermosa costa que llamaron Natal (en recuerdo de la festividad religiosa que celebraba en aquel instante la Iglesia cristiana), nombre que conserva todavía.
Una vez disfrazados de esta suerte, ni advertíamos bajo el disfraz su propia condición, ni advertidos la creíamos, pues en la fuerza creadora de nuestra fantasía estaba el fingir, moros hechos y derechos, recién venidos de Mauritania, conquistadores de España, a los cristianos viejos que, por devoción al santo de la festividad, participaban con ardor infantil de aquella mogiganga.
Al fin del librito he añadido aquellos hechos milagrosos obrados en el mismo lugar, según me los contasteis el año pasado, y los refiero como de vosotros los oí. También he mandado el himno de la festividad del mismo Santo, como me rogaste, compuesto en versos yámbicos de seis pies.
Ellos aceptaron mi excusación y adhirieron con entusiasmo al plan propuesto, cambiando luego ideas los cinco amigos nombrados y el doctor Emilio Gouchón, sobre la forma y oportunidad de hacer un “meeting” o banquete de protesta y de civismo, o solamente una festividad para condensar los elementos independientes y combatir al gobierno bochornoso de Juárez.
Nada más natural que aquellos sencillos campesinos consagren un día de regocijo a la Virgen Madre, por cuya intercesión creen haberse preservado de los pedriscos y haber podido llegar en paz al día de la cosecha. Cuentan la aproximación de esta festividad con los dedos.
En la rápida mirada retrospectiva que el deseo de cumplir con ese sagrado deber nos obliga a echar sobre los acontecimientos del pasado, habrá que tocar no sólo aquellos que directamente atañen a los sucesos políticos, sino también, aunque muy someramente, otros hechos que a primera vista pudieran parecer extraños a este sitio y a esta festividad.