fetiche


También se encuentra en: Diccionario.
  • sustantivo

Sinónimos para fetiche

ídolo

Sinónimos

Ejemplos ?
En 1971 aparece un curioso film con el título de Los cuentos de Pasolini, dirigido por Sergio Citti, que aprovecha el tirón comercial del italiano y de Ninetto Davoli (su otro actor fetiche) de cara a la taquilla.
Debuta en 1961 con una película en clave neorrealista pero que abarca mucho más y sorprende a la crítica: Accattone, en la que inicia su relación personal y profesional con uno de sus actores fetiche (Franco Citti), quien, junto a su hermano Sergio Citti, había sido alumno de Pasolini cuando era profesor.
En 2010 consigue imponerse en la semiclásica belga Omloop Het Nieuwsbald y suma un nuevo tercer puesto en la París-Roubaix siendo la última vez que pisará el pódium en su prueba fetiche y en la que ha construido un impresionante bagaje habiendo sido top ten en ocho ocasiones.
Comienza a trabajar con Joseph Stefano sobre el guion de Marnie, película que tenía que marcar la vuelta a la pantalla de la actriz fetiche del realizador, Grace Kelly: que a pesar de ser princesa de Mónaco, estaba dispuesta a aceptarlo, Vídeo Bouzereau (Marnie): entrevista de Joseph Stefano, «Grace Kelly» pero al final, declinará la oferta.
En los manga y anime shonen y seinen el traje es un fetiche casi universal: corto para mostrar las piernas y el escote, y usualmente con un delantal blanco que varía en longitud.
Ha sido presentador de televisión en canales locales y mentor de diferentes actividades académicas, como seminarios de rock para adolescentes; su platillo favorito. En 2005 colaboró en el álbum Fetiche del proyecto de música electrónica de Mauricio Jiménez, Radiosónica.
Marlene Arpe de The Toronto Star alaba la imaginería de Kostova en particular, citando el siguiente pasaje: Como Peter Bebergal explica en The Boston Globe, “en vez de transformar la sangre en un fetiche, Kostova lo hace con los documentos (manuscritos, mapas, cartas) y los lugares que los albergan (librerías, archivos y monasterios).
La libra esterlina mantuvo su valor intrínseco — "un fetiche en la opinión pública" lo llamó Braudel — de manera única entre las divisas europeas, aún después de que el Reino Unido adoptó oficialmente el patrón oro, hasta después de la Primera Guerra Mundial, soportando crisis financieras en 1621, en 1694-1696, cuando John Locke panfleteó por la libra esterlina como "una unidad fundamental invariable" y de nuevo en 1774 y 1797.
Sintiéndose desgraciado, despertose en él una especie de fe supersticiosa: pensó en su fetiche, la colilla del cigarro que una noche decidió su suerte, y, en ocasión de ir con su mujer al teatro, encendió aquella misma colilla con devoción respetuosa.
Yo también creo en el progreso..., pero no como ustedes, que ven en él un ídolo, un fetiche, que tiene por símbolo una línea recta.
Y los ricos ¿qué diablos han de hacer sino emplear toda su atención en conservar su oro, el supremo fetiche sin el cual la vida es entre nuestros hermanos un infierno?
Y el amo tampoco pudo, ni tal vez quiso reprimirse; y, dejando caer la cabeza sobre el hombro de Ramón, abrazando al Torso, lloró en silencio, en abundancia, como idólatra que se reconcilia con su fetiche, y le cuenta al tronco inerte, dios de los lares, las penas íntimas que no le importan al mundo.