ficción


También se encuentra en: Diccionario.
Búsquedas relacionadas con ficción: fricción
  • sustantivo

Sinónimos para ficción

fábula

Sinónimos

apólogo

Ejemplos ?
Cuentos de ficción lingüística para niñas y niños. (Y alguno que otro adulto) Primera Edición 1993 En recuerdo de Edward Lear, pionero del sin sentido… LA BIBLIOTECA DE LAS MARAVILLAS Hoy la descubrí a cinco calles de mi casa.
En realidad podemos afirmar que la Semiótica constituye una ciencia supradisciplinaria o transdisciplinaria, en terminología piagetiana, que engloba a todos los campos de estudio denominados hoy, ciencias del lenguaje y que contraen entre sí relaciones interdisciplinarias, donde en cada disciplina se observan a su vez, ramas infradisciplinarias: los sistemas de signos en general y sus usuarios nos da la Pragmática, la Sociolingüística, la Etnometodología o la Antropología Lingüística; los sistemas de signos lingüísticos y su formación en la mente, la Psicolingüística y así, todo un enorme abanico de ciencias tan nuevas que muchas de ellas, aún parecen ser parte de la ficción científica, como la Cibernética o la Robótica.
Claro es que por ser ese núcleo el más pequeño en número, además del menos vivo de aquella totalidad, los representantes debían sentirse tales sólo por una ficción que admito respetable… No los había apoderado, no, la mayoría inmensa del pueblo oriental que andaba en armas: ¿Y qué quería ese pueblo?
Si acaso uno que otro maestro se atreve a darle un poco de vida a las cajas mortuorias que vienen siendo las clases de español y hace aprender los mecanismos gramaticales de manera funcional, razonada, científica y aplicada directamente a los problemas de expresión oral y expresión escrita que surgen de investigaciones o requerimientos comunicativos de los educandos; pocos educadores logran que sus muchachos hablen y escriban, que dramaticen, que reciten, que expongan sus dudas y sus inquietudes, sus ilusiones y sus sueños en el admirable caudal de la lengua mediante discusiones, polémicas, debates, análisis; esto es, a partir de actos de habla interaccionales que lleven a la creatividad personal reflejada en evidencias concretas: un periódico ficción...
Se apoya en las fuerzas menos ágiles de la nación y más culpables del fracaso. Enaltece la ficción legal. No quiere ensayar, sino hacer palingenesias.
Si como profesores sólo informamos mecánicamente, hacemos títeres repetitivos y esclavizados; producimos loros maquinísticos; pero si guiamos a nuestros alumnos para que “florezcan”, como diría poética y filosóficamente nuestro mundo prehispánico; se transformen y transformen su medio enaltecedoramente, crearemos seres humanos conscientes de su responsabilidad en el trabajo creador para el mejoramiento de la colectividad; esto es, seres humanos nuevos; o acaso en una regresión cualitativa, aunque parezca algo de ficción científica...
¿Por qué le he creído, ¡necia!, por qué le he creído nunca? ¿Qué he encontrado yo en sus brazos sino ficción y locura? ¿Qué me ha dado en sus caricias a beber más que cicuta?
El que nunca jugó, gana la primera vez que apunta a una carta; el que nunca vio representar, no distingue la ficción de la vida -¡que tanto tiene de ficción!-.
Si para la sala El páramo era una ficción novelesca, y Wyoming vivía sólo por una ironía de la luz; si no era más que un frente eléctrico de lámina sin costados ni fondo, para nosotros —Wyoming, Enid y yo—la escena filmada vivía flagrante, pero no en la pantalla, sino en un palco, donde nuestro amor sin culpa se transformaba en monstruosa infidelidad ante el marido vivo...
Me imaginaba que no estaba realmente muerta y que no era más que una ficción ideada para atraerme a su castillo y así confesarme su amor.
Y como el orden público se pedía en beneficio de una palabra y no de nada sustancial, y como la revolución se demandaba en servicio de algo bien poco inminente y positivo, no había sino una ficción y cascara de orden, no había más que revoluciones oratorias.
Es, por lo pronto, el amor a la ficción jurídica (este orden público a que antes me refería), a la pomposidad, a la exterioridad, a contentarse con la apariencia.