galería


También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • sustantivo

Sinónimos para galería

paraíso

balcón

Sinónimos

Sinónimos para galería

Ejemplos ?
Qué dirán en Chile cuando sepan que aquí hay obras de que cada volumen cuesta 200 pesos. Esa galería está destinada para regalo que haga a Ud.
Por fortuna, empieza á despertarse el gusto por conocer nuestro pasado político y social, y obreros de bue- na voluntad, como los señores Ribeyro, con su Galería de los Avales universitarios Paz Soldán, con su Historia del Ferú in- dependiente, y Odriozola, con su curiosa compilación de Docu- vientos, se han entrado con sobra de fe y de inteligencia en el rico venero, poco ó nada explotado, de los tiempos que fueron.
¿Será el público el que compra la Galería fúnebre de espectros y sombras ensangrentadas, y las poesías de Salas, o el que deja en la librería las Vidas de los españoles célebres y la traducción de la Ilíada?
No esperó más: con pie rápido ganó el último aposento, deseando del convento los límites trasponer, y ya del sacro recinto fuera la planta ponía, cuando en una galería una luz alcanzó a ver.
Y yo os digo que de esa galería oscura de años inertes, de años trágicos, porque la inercia puede tomar en ocasiones el vuelo de una trágica condición, de aquel movimiento de generales que van y vienen y se suceden, de Comisiones que se reúnen y se desunen sin haber resuelto nada, de temas que se suscitan y a los cuales no piensa nadie dar cima ni llegar a la fórmula más elemental de su solución, de todo ese fondo no os quedarán, sin embargo, como lo más característico, flotando en la memoria, grandes crímenes constitucionales, ni, tal vez, demasiado grandes y súbitos descubrimientos de defraudaciones al Erario; pero lo que sí emana de todos esos años oscuros y terribles es una omnímoda, horrible, densísima incompetencia.
El general Díaz contempló un momento el majestuoso paisaje que se extiende al pie del antiguo castillo, y luego, sonriendo ligeramente, se internó por una galería, rozando a su paso una cortina de florones rojos y geranios rosa, amorosamente enlazados, al jardín interior, en cuyo centro una pila rodeada de palmeras y flores, lanzaba plumas de agua, de la misma fuente en que Moctezuma apagó su sed bajo los gigantescos cipreses que aún levantan sus ramas alrededor de las rocas que pisábamos.
Los asientos, colocados alrededor, forman nueve gradas que pue- den alcanzar para ochocientas personas. Tiene doce palcos ba- jos y treinta y uno altos, además de la galería del juez.
Muchas veces tu voz querida, me arrancaba de mis tristes cavilaciones, -«venga aquí me decías, ¿qué hace ahí tan solita?» A tu voz tan deliciosa para mí, trataba de componer mi semblante, secaba mis lágrimas, y me sentaba contigo en las gradas de mármol de la galería, frente al río, teniendo delante de nosotros el jardín.
VI Sin desistir ni por asomo de su ya entonces vieja aspiración de escribir la “Historia de Artigas” desde fines de 1857 hasta fines de 1858, Mitre, por culpa de “una mala inteligencia” – la explicación es suya – del editor de la “Galería de las Celebridades Argentinas” que comenzaba a publicarse debió mantener en suspenso sus actividades de investigador y autor presunto con relación al tema que notoriamente venía preocupándolo.
3º y último: Que de haber estimado que podía eludir el compromiso en que lo colocó ante los demás, el editor de la “Galería de Celebridades”, etc., Mitre no hubiera escrito, al menos en el tiempo en que lo hizo, su “Historia de Belgrano” que vino en cierto modo a frustrar – la que – con su importante y acaso decisivo concurso – se disponía a publicar Don Andrés Lamas.
Tiene además en esta línea la casita una alhaja que estoy seguro que no posee ningún establecimiento ni persona particular de América. Esta es la Galería de Florencia con figuras avant la lettre.
O esta otra: En la puerta segunda que separa las galerías pondremos: Hic est aut nusquam quod quaerimus. Y por último, en la segunda galería pondremos: Restat iter coelo: coclum tentabimus ire.