gallardo


También se encuentra en: Diccionario.
Búsquedas relacionadas con gallardo: aventador
  • adjetivo

Sinónimos para gallardo

Ejemplos ?
En el curso de la guerra estrecha amistad con el gallardo fraile Jan des Entommeures (es decir Juan de los Bocados), que defendió enérgicamente los viñedos de su abadía y después de la estrepitosa victoria, recompensa su celo edificando para él, la abadía de Theleme, cuya regla se compendia en esta divisa: Fay ce que vouldras (Haz lo que quieras).
De Gallardo a Unamuno (contiene Gallardo y su tiempo; Silvela o la daga Florentina; Valera, humanista; Angel Ganivet; Emilia Pardo Bazán; Un gran Hispanista, Alfredo Morel Fatio; El condenado por desconfiado; Lo popular y lo erudito; Castelar; Fernando VII o la fuerza del sino; Paz en la guerra y los novelistas de las guerras civiles; El caso de Blasco Ibáñez; Baroja y su galería novelesca) (1928).
Gilberto Rincón Gallardo; la Ministra para África del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte, Baronesa Amos de Brondesbury; el Ministro de Política Urbana e Integración de las Minorías Étnicas de los Países Bajos, Excmo.
Levantaron, pues, el rancho y diéronle a Andrés una pollina en que fuese, pero él no la quiso, sino irse a pie, sirviendo de lacayo a Preciosa, que sobre otra iba: ella contentísima de ver cómo triunfaba de su gallardo escudero, y él ni más ni menos, de ver junto a sí a la que había hecho señora de su albedrío.
Cual ráfaga de viento harto molesta que trae detrás la tempestad pesada, así se arranca el paladín gallardo clavando espuela a su corcel Bayardo.
De Zas (Alcalde Ordinario de este Departamento); Manuel Durán; Román Cortés; José María Plá; José Luis de la Peña (Párroco de Mercedes); Pedro Pablo Vidal (Presbítero); José Agustín Vidal; Juan Gallardo; Ildefonso Champagne (Juez de Paz); José I.
La reafirmación de los valores morales internacionales proporciona armas preciosas a la Sociedad de las Naciones que no conoce, ni se apoya por el momento, más que en esos valores." Termino, señor Presidente, manifestándole que puede usted estar seguro de que sigo con el más ahincado interés el desarrollo del problema español, y de que con toda la pasión de que soy capaz defenderé la noble causa del Derecho y la Moral internacional de que usted se ha constituído en gallardo paladín, contra todo y contra todos, hasta ver la victoria de nuestra causa.
Pa- recía una princesa austriaca, y no una mujer de humilde origen. Por eso nadie dudaba de que fuera hija del gallardo y caballe- resco virrey Abascal en alguna aristocrática marquesa de Lima.
diputado Manuel Monarres Valenzuela. La C. Beatriz Gallardo Macías: - Compañero, yo pedí la palabra y me toca. El C. Presidente: - Recuerdo, con todo respeto, que hubo un acuerdo de asamblea en función de la proposición que se votó.
COATLICUE, que miraba espantada la furia de su hija COYOLXAUHQUI que con una daga se arrojaba para matarla, sintió que la madeja de plumas se le caía y en medio de una humareda de copal vio como brotaba un hercúleo, hermoso y gallardo mancebo.
Digo, pues, señores, que todo lo que he dicho y hecho ha parado en que esta madrugada hallé a ésta, nacida en el mundo para perdición de mi sosiego y fin de mi vida (y esto, señalando a su esposa), en los brazos de un gallardo mancebo, que en la estancia desta pestífera dueña ahora está encerrado.
El dios parlero va en lenguas lisonjeras y amorosas, y Cupido en cifras varias, que rubíes y perlas bordan. Allí va el furioso Marte en la persona curiosa de más de un gallardo joven, que de su sombra se asombra.