Ejemplos ?
Manifestó luego medio queso de Flandes, y una olla de famosas aceitunas, y un plato de camarones, y gran cantidad de cangrejos, con su llamativo de alcaparrones ahogados en pimientos, y tres hogazas blanquísimas de Gandul.
–Pero si quiero a otro... –¿A otro? ¿A ese gandul de Mauricio, a quien se le pasea el alma por el cuerpo? ¿A eso le llamas querer?, ¿a eso le llamas otro?
Pues, como iba diciendo, fuime al cerro y me llevé los galgos con el perro a ver si este gandul se enmienda algo yendo a mi lado y entre galgo y galgo.
-grita enojado el chepudo-. ¿Quieres ir más aprisa o no? Dale de firme al gandul de tu caballo. ¡Qué diablo! Yona agita su látigo, agita las manos, agita todo el cuerpo.
Rompió la carta y soltando el trapo a la vena, improvisó unas cuantas estrofas, que acababan, si mal no recuerdo: :¡Sí, seré siempre un gandul, :lo cual aplaudo y celebro, :mientras sea mi cerebro :jaula del pájaro azul!
Ven a llevar los libros de mi almacén, y cuando hayas quemado, gandul, tus manuscritos de tonterías tendrás mi dinero.» Esta carta se leyó en el Café Plombier.
Mario, otro corredor, un gandul de dieciséis años, alto como un álamo, todo piernas y brazos, se burlaba de mis estériles diligencias.
-Si te ve a ti, exclama tirándote el pañuelo para alejarte: -¡Un zángano! ¡Fuera de aquí gandul! -Todo eso está muy bien, contestó en tono guasón el zángano; pero luego el campesino se queda con la miel y la cera.
Sin embargo, de la ciudad continúan saliendo respetables cargas de proyectiles para ametralladoras no sólo livianas, sino pesadas, que se distribuyen entre los bandidos de la campiña." Por supuesto, "los bandidos" eran los líderes nacionalistas extremistas, que luchaban activamente, organizando a los campesinos para la próxima revuelta. Un gandul se detuvo en la boca del zoco, junto mismo al arco de la fuente, y comenzó a gritar: -¡La renuncia de Djamil!
En el declive de arenosa rampa, que lentamente el batatal estrecha yergue su torre y su paral la trampa; tiene para atraer miga deshecha; y desde el fondo oscuro del mogote el ojo negro del gandul acecha.
¡Todo fue inútil! El gandul del perro, las echó hacia la cúspide del cerro, y viéndolas volar quedé parado con la boca entreabierta y atontado.
Porque precisamente después de haberme mi sobrina dicho todo lo que acabo de repetirle a usted, al insinuarle yo y aconsejarle quc pues ha reñido con el gandul de su novio procurase ganar a usted como tal, vamos, usted me entiende...