germinar


También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • verbo

Sinónimos para germinar

principiar

Sinónimos para germinar

Ejemplos ?
EFLUVIO A cada palpitar de mis nostalgias se me derrama el corazón de nácar y surcan sus luces en acordes de músicas floridas y aeronautas el cauce inagotable de mi alma. Es un claro germinar colores que acrecientan senderos ufanías donde vagan las nacientes ansias que fermentan alegrías.
De mi núbil altivez contaminada sólo habré de germinar vehemencias por tornar las oscuras en hogueras y en flamas las cenizas olvidadas.
Matan para el bien de la vida que sienten germinar en su muerte próxima, arañas y larvas: como quien dice tiranos e inútiles, quizá inocentes, siempre detestables.
En las tierras del Norte, los hayedos pueden abrirse en una noche de primavera, y presentarse en su juvenil magnificencia bajo el sol del día siguiente. También en un segundo, la semilla del pecado que hay latente en nuestra vida puede germinar y desarrollarse.
El poder interior del hombre se realza con el prestigio de lo desconocido y misterioso: calculamos la potencia del músculo; pero ¿cómo medimos la fuerza de un cerebro? ¿Cómo podemos saber lo que realizará mañana un pensamiento arrojado a germinar hoy en el cráneo de las multitudes?
Los restos del ejército sublevado podían aún conservarse algún tiempo en las provincias del sur, en la frontera, y mantener la excitación en el país, y servir de foco al espíritu de insurrección que se había hecho germinar en la clase ignorante y poco acomodada de algunos puntos, y prolongar la inseguridad que habría postrado a la industria y al comercio ya muy decaídos.
Crear riqueza es un incesante imperativo económico; distribuirlas equitativamente es un insoslayable imperativo de justicia social. Patria sin justicia no es patria, advertía, cuando apenas empezaba a germinar la nuestra, el genio admonitorio de Morelos.
El Señor, cuyas decisiones son inconmovibles, Enlil, que hace germinar de la tierra la simiente del «país», Imaginó separar el Cielo de la Tierra, Imaginó separar la Tierra del Cielo.
Si los maestros de los errores, quiero decir los grandes maestros, tanto tiempo pagados y cubiertos de honores por embrutecer al género humano, ordenasen hoy día creer que el grano debe pudrirse para germinar; que la tierra está inmóvil en sus cimientos, que no gira alrededor del sol; que las mareas no son un efecto natural de la gravitación, que el arco iris no está formado por la refracción y la reflexión de los rayos de la luz, etc., y si se basasen para ello en pasajes mal comprendi­dos de las Sagradas Escrituras para justificar sus órdenes, ¿cómo serían mirados por todos los hombres instruidos?
Destruida Roma empieza como un barbecho histórico. Luego empiezan a germinar nuevos brotes de cultura. Las raíces de la unidad van prendiendo por Europa.
Como se ve, en estas luchas entraba por mucho el espíritu de provincialismo, lo que hemos tenido oportunidad de pro- bar en una tradición titulada:— E/ Virrey capiiulero. En los primeros años del presente siglo empezó á germinar entre los frailes el sentimiento de la nacionalidad peruana.
En las verdes pupilas del labriego fulguró una llama repentina. Acababa de germinar en su cerebro, excitado por el alcohol, una idea audaz y descabellada que puso en práctica al instante.