granítico

(redireccionado de granítica)
También se encuentra en: Diccionario.
  • all

Sinónimos para granítico

berroqueño

Ejemplos ?
Mientras que la vertiente francesa desciende lentamente en pendiente, la italiana es una abrupta muralla granítica, que es más apreciada por los alpinistas expertos.
Esta abundancia de materiales metamórficos se debe a la irrupción de una masa granítica en el transcurso de la orogenia hercínica hace 300 millones de años.
Podemos reseñar un cruceiro de escaso valor sobre un Ara solis en el cruce de caminos denominado As Antas en el límite de Gandón, Piñeiro y Menduiña. Panteón de gran ornamento, labrado en piedra granítica, que se halla dentro del atrio de la iglesia parroquial de S.
Las paredes de piedra son la seña de identidad de los campos de Gáname, ya que han constituido los lindes de separación de las parcelas agrícolas (" cortinas" (las cultivadas) y prados). Kilómetros de paredes de piedra granítica de entre 1 m y 1,5 m de altura, forman el paisaje de los campos que rodean al pueblo.
Coordenadas: -6º 40',6000 39º 37' 56,7585 Situado en el cerro de Mariperales, al N.O. de Navas del Madroño, en un gran canchal de roca granítica.
El pedestal dos lo forman monolitos de personajes y mujeres diosas, como (entéotl, diosa del maíz, en piedra granítica de color blanquecino, localizado en la Noria, cuyo cerro de Xilotepec recuerda a la diosa Xonen, o diosa del maíz tierno.
La amplia zona granítica, próxima a la provincia hispalense, también es proclive para el desarrollo de suelos profundos muy arenosos.
Los hombres que entonces quisieron iniciar en España el movimiento socialista, que era una política mucho más compleja, mucho más sabia y mucho más real, saben muy bien cómo fue para ellos una muralla granítica el republicanismo restaurador.
VI Marcha el tren tan seguido, tan seguido, como aquel que patina por el hielo, y en confusión extraña parecen confundidos tierra y cielo, monte la nube, y nube la montaña, pues cruza de horizonte en horizonte por la cumbre y el llano, ya la cresta granítica de un monte, ya la elástica turba de un pantano, ya entrando por el hueco de algún túnel que horada las montañas, a cada horrible grito que lanzando va el tren, responde el eco, y hace vibrar los muros de granito, estremeciendo al mundo en sus entrañas, y dejando aquí un pozo, allí una sierra, nubes arriba, movimiento abajo, en laberinto tal, cuesta trabajo creer en la existencia de la tierra.
Tras la noble cabeza griega de aquella mujer vibrante, el pueblo veía una cabeza varonil, caucásica pero muy criolla, de rasgos duros pero muy serenos, viva, caliente, tostada por el sol de la patria, conocida de todos, familiar en las almas y en los hogares orientales; el grito que salía de la boca de la estatua era ya descifrado por el pueblo que lo escuchaba, que lo sentía, que lo aclamaba; en la piedra granítica que formaba el pedestal del monumento...
(Aplausos.) Por eso quiero señalar que un pueblo consciente, organizado y disciplinado, de partidos políticos que entiendan lealmente la unidad, que trabajadores organizados en sus sindicatos, en sus federaciones y en la Central Única, son la base granítica del proceso revolucionario.
Todos los intentos de separar la doctrina del orden moral de la base granítica de la fe, para reconstruirla sobre la arena movediza de normas humanas, conducen, pronto o tarde, a los individuos y a las naciones a la decadencia moral.