grandemente


También se encuentra en: Diccionario.
  • all

Sinónimos para grandemente

Ejemplos ?
La de la Sangre, el nombre de la joven. Cuando oyó la historia de las frutas del árbol, que le fue contada por su padre, se maravilló grandemente de tal relato.
Principal Muerto, se asombraron, pero inmediatamente después revivió por el rostro de aquel hombre: su corazón se regocijó grandemente cuando revivió su rostro.
El delito de Juan es grave, gravísimo. Ha ofendido grandemente a Dios, que en su sabiduría divina ordenó: ¡no hurtarás! MARTA (Con desesperación.) ¡Juan es inocente!
Con esto les quiero decir que me preocupa grandemente que la juventud mantenga su espíritu de sacrificio, que los revolucionarios mantengan su espíritu de sacrificio; y que la apetencia burocrática no se despierte entre los elementos de la Revolución porque sería debilitar la Revolución.
Vine a Punmahuida en tiempo Cahuín. Llámanse así los días en que se entregan grandemente al deleite y a la embriaguez. (-Aquí es herido de un machetazo en la cabeza por un indio borracho-).
Era a casa de la tía Rolet adonde tenía que enviar las cartas; y le hizo unas recomendaciones tan precisas sobre el doble sobre, que León admiró grandemente su astucia amorosa.
Sin embargo, no creo que los psiconeuróticos se diferencien en esto grandemente de los demás humanos que han permanecido dentro de la normalidad, pues no presentan nada que les sea exclusivo y peculiar.
-pensador hoy de gran valía- ocupaba aún un sitio en los bancos escolares, contrajo una enfermedad de la vista, que el médico declaró grandemente peligrosa, pues si bien no tenía importancia mientras continuase siendo unilateral, podía extenderse al otro ojo y adquirir entonces extrema gravedad.
Aquella mente, en verdad, estaba invadida de los más puros y elevados pensamientos, como todas las de los jóvenes sensibles y aún no programados. Con tal actitud frente al trabajo, su patrón lo estimaba grandemente.
Este buen inmigrante, fundador de nuevas prosapias y pionero de nuestro progreso rural, este inmigrante que no venía a vivir sólo del intercambio con perjuicio evidente de nuestra economía como sucede hoy, contribuyó grandemente a desteñir nuestros localismos, a difundir los ideales religiosos y a demostrar prácticamente las ventajas atractivas del trabajo y de la paz.
“Levántate”, dijo él en seguida, y revivificó el rostro. Se regocijaron grandemente. Lo mismo se regocijaron los jefes, pues lo que se hacia regocijaba los corazones de Supremo Muerto, principal Muerto, quienes lo sentían como si hubiesen danzado ellos mismos.
Ultimamente, es decir, después de la expropiación a las compañías petroleras, la situación de México hizo crisis: la baja considerable de nuestro peso, la huída del capital extranjero de nuestro país y, consiguientemente, la gruesa disminución de sus inversiones; la feroz campaña emprendida contra nosotros por los implacables capitalistas afectados por la expropiación, campaña que ha impedido o dificultado grandemente la venta del petróleo nacional; todas esas circunstancias, como dijimos antes, han abatido nuestra economía y la deprimen aún, con notorio daño del comercio, la banca, la industria de toda especie y del pueblo en general, cuya vida encuentra mayores dificultades que vencer.