Ejemplos ?
Todas las actividades que realices dentro del Pentathlón, deberán contener siempre el ímpetu y la fortaleza que te caractericen para dejar testimonio de grandeza a las futuras generaciones, y esperando que éstas día a día sean superadas.
Así se completaron los veinticuatro jefes, y las veinticuatro grandes Mansiones existieron. Entonces crecieron la fuerza, la dominación, en Quiché; entonces se ilustró, entonces dominó la grandeza de la raza Quiché.
La grave faz con que salióme al paso me hicieron creerlo digna compañía: no tuve de él jamás indicio o nueva hasta que dionos hoy tan triste prueba; »que tanto me irritó, que a poco estuve de castigar su insólita vileza, de suerte que jamás de nuevo incube afán de andar a justa en la cabeza; mas luego. más que de él, respeto tuve del sitio y vuestra rígida grandeza.
En esta composición he cantado el poder y la grandeza de este personaje, pero debe usted prometerme solemnemente que no lo revelará a mi marido ni a nadie.
Así, pues, Principal Guacamayo se alababa como sol, luna; la luz del sol, de la luna, todavía no mostrado, manifestado; pero él quería sobreponerse en grandeza.
“Yo sacudo al cielo, trastorno a toda la tierra”, decía Gigante de la Tierra. Así, después de su padre, los hijos de Principal Guacamayo se atribuían la grandeza.
Maestro Gigante, Huella del Relámpago, Esplendor del Relámpago, dijeron, hablando a Maestro Mago, Brujito: “Que también sea vencido el segundo hijo de Principal Guacamayo. Tal es nuestra Palabra, porque no está bien lo que él hace sobre la tierra: exaltar su gloria, su grandeza, en potencia.
Cuando quiso mirar desde la boca de la cerbatana, cuando quiso, ver salir el alba, al instante su cabeza fue cortada por Murciélago de la Muerte, y la grandeza de Maestro Mago permaneció débil.
Tales han sido las de Cataluña, con el raro y sin comparación glorioso suceso de Lérida, en cuyo sitio vuecelencia ha sido soldado en el ejército y ejemplo a los soldados, coronando su grandeza más gloriosamente con lo rústico de la fagina, que con las presunciones del laurel, cuyas ramas mancilla la recordación de haber sido ninfa.
Juntos durmieron en camino; sin saberlo, todos acabaron por dormirse, en seguida comenzó la depilación de sus cejas, de sus barbas, por; entonces se desprendieron los metales preciosos de sus gargantillas, de sus coronas, de sus collares; no fue sino el asta de sus lanzas a la que se le quitaron los metales preciosos. Para la humillación de sus rostros fue hecha su depilación, señal de la grandeza de los hombres Queche.
Los empleados lo saludan cortésmente, y el señor director, sintiéndose la grandeza personificada, responde a los halagos serviles con un disimulo de sonrisa.
Organiza tus actividades de cada una de tus etapas. Tu constancia y entendimiento del ideal Pentathlónico te ayudará a integrar voluntades a la grandeza nacional.