grandioso

(redireccionado de grandiosa)
También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • adjetivo

Sinónimos para grandioso

Sinónimos para grandioso

Ejemplos ?
Es desfile de dioses... La epopeya grandiosa que escribieran con sangre a titanes de ayer, nos parece leyenda... leyenda prodigiosa que misteriosamente nos hace estremecer.
¡Claro que no! Lo que pasa es que... ¡Sí! ¡Eso es! La verdadera humanidad es grandiosa. El está loco... ¡Sí! ¡Está loco! ¡Está loco!
Van a cumplirse dos años de la fecha venturosa en que Su Santidad el Papa Pío XII, ante una grandiosa representación de la Asociación Católica de Trabajadores Italianos (ACLI), declaró la solemne institución de la Fiesta de San José Obrero para el día Primero de Mayo.
Los enemigos de nuestro país, enemigos de casa y extraños, a veces nos llaman comunistas, a veces nos llaman fascistas, porque su ignorancia o su mala fe, les impiden apreciar la obra grandiosa de la Revolución Mexicana, que ligada necesariamente, como todos los grandes hechos históricos, al afán de justicia que mueve al proletariado del mundo entero, tiene, sin embargo, características propias, inconfundibles, perfiles definidos, que obedecen a la estructura económica y social de la Nación, y por consiguiente, a la táctica que en México ha tenido que emplear la Revolución, como un hecho viviente, como un fenómeno mexicano, para llegar a un régimen de justicia social, por el cual se lucha en todas las regiones del planeta.
a ciudad de Arequipa, de la cual no se puede referir ni contar sucesos y trabajos sin lágrimas y llanto, pues siendo después de la Ciudad de los Reyes y la del Cuzco y Potosí la más rica, grandiosa y opulenta de todo el Reino en dineros, bizarría y gastos y haciendas, el día de hoy es la más pobre, triste y miserable de cuantas se sabe en el Perú.
Afortunadamente esta Revolución no depende de un hombre, hemos pasado etapas nosotros y hoy tenemos un liderazgo colectivo que se ha desplegado por todas partes, a mí me ha dado mucho gusto en estas horas desde nuestra llegada ayer al amanecer casi ya y bueno desde La Habana en los últimos diez días casi, verificar, constatar -una vez más- ese liderazgo colectivo, dígame la campaña para las elecciones de gobernadores, andan desplegados nuestros líderes, nuestros cuadros, hombres, mujeres con un gran fervor patrio y yo les felicito y estoy seguro que escribiremos otra página grandiosa el próximo domingo, el otro ¿no?
Ahora son suaves y tersos, pero dentro de unas horas soplarán tan terriblemente que nada quedará en pie sobre la tierra; los hombres y las mujeres serán castigados por su desobediencia, por haberse dedicado a simples juegos, pierde tiempos sin creación, por haber olvidado la misión creadora que el Teotl les heredó. Como no han querido perfeccionarse, como no han tenido la grandiosa voluntad de hacerlo, muchos serán convertidos en simios.
De esta manera, los AZTECAS prosiguieron en pos de la tierra esperada y cuando habían entrado en el valle de TOLLAN se conmovieron ante tanto abandono y destrucción. Y es que era de llanto contemplar aquella urbe, que a pesar de estar en ruinas, se notaba que había sido grandiosa.
Entonces fue cuando NEZAHUALCOYOTL pudo por fin reinar en TEZCOCO y florecer en cultura maravillosa. Entonces fue cuando TENOCHTITLAN verdaderamente comenzó a ser grandiosa.
Abatidos como quedaron estos pueblos, después del golpe de felonía y traición, no llegó como estímulo tonificante la voz estatal, para infundir respeto, ánimos y garantías ciudadanas, transportada en autoridades de espíritu ágil, humanitario y de acción grandiosa en defensa de los intereses del sector patrio.
Desde esa época, como te lo he narrado, poco quedaba de la grandiosa ciudad de sus abuelos; sólo recuerdos, borrosos recuerdos de una antigua felicidad...
Las ciudades ecuatorianas, movidas por un sentimiento nacional, y juntando el dolor con la voz implacable de condenación para los agresores, surgieron vigorosas para castigar a los traidores de la paz continental; a la vez que, sintiendo en propia carne el dolor de los hermanos refugiados, se exaltaron las más nobles virtudes de patriotismo, de caridad y de fervoroso anhelo, para calmar la nostalgia y el dolor de un pueblo ultrajado por la bota del invasor. UNA FIGURA ALTIVA: EL REFUGIADO ORENSE De esa agresión surgió una figura grandiosa e imponente: el refugiado órense.