gratitud


También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • sustantivo

Sinónimos para gratitud

agradecimiento

Sinónimos para gratitud

Ejemplos ?
Mary Robinson Nosotros, los representantes de los Estados participantes en esta Conferencia Mundial contra el Racismo, la Discriminación Racial, la Xenofobia y las Formas Conexas de Intolerancia, Habiéndonos reunido en Durban del 31 de agosto al 8 de septiembre de 2001, 1. Manifestamos nuestra profunda gratitud y todo nuestro aprecio y consideración a la Sra.
Congregaos para estímulo y aliento recíprocos y en testimonio de gratitud a los que os precedieron en la senda del honor, el día 10 de marzo de cada año, aniversario de la muerte de aquel piadoso y ejemplarísimo Abuelo mío, que, con no menos razón que los primeros caudillos coronados de la Reconquista, tiene derecho a figurar en el catálogo de los Reyes genuinamente españoles.
Es cierto, la habían privado por algún tiempo sus opresiones y calamidades de no manifestarse a la par de sus deseos; pero en el momento que logró verse libre de esas infaustas legiones de piratas, que se propusieron arrasar su hermoso suelo, con que placer, con que júbilo y ternura haya esplicado sus sentimientos, ni es fácil figurarlo en detall ni la pluma de pintar el bosquejo, y es por esto que se contenta este Gobierno y Municipalidad en significar á Vuestra Soberanía, que en su reconocimiento y gratitud ni otra Provincia le escede...
El Guardia Civil no hace más que cumplir con su deber, y si algo le es permitido esperar de aquel a quien ha favorecido, es sólo un recuerdo de gratitud.
Sin prebendas, sin obtener más satisfacciones que lo donado a toda la gente; acaso algo de gratitud, pero sin predominar ganancias personales.
Libró a sus tíos paternos de sus dolorosas cadenas, a los Uránidas Brontes, Estéropes y el vigoroso Arges, a los que insensatamente encadenó su padre; aquéllos le guardaron gratitud por sus beneficios y le regalaron el trueno, el llameante rayo y el relámpago; antes los tenía ocultos la enorme Gea, y con ellos seguro gobierna a mortales e inmortales.
Parecíame esta truncada si no os dejase un testamento político, condensando el fruto de mi experiencia, y que os pruebe que aun después de que mi corazón haya cesado de latir, mi alma permanece entre vosotros, solícita a vuestras necesidades, reconocida a vuestro cariño, celosa de vuestro bienestar, alma, en fin, de Padre amantísimo, como yo he querido ser siempre para vosotros. Pago, además, una deuda de gratitud.
2010 PRELUDIO Aunque con frecuencia suelo pensar que toda nostalgia es reaccionaria, pues ni todo pasado fue mejor ni está bien que a determinada edad, como algunos, repleto de oros los bolsillos, o de fracasos y miserias, se dedique uno a contemplar “cómo se pasa la vida, cómo se viene la muerte tan callando”; siempre es bueno aprovechar esos estados nítidos de conciencia que al llegar a una determinada etapa de su desarrollo, nos acercan al recuerdo y a la gratitud de quienes, más para bien, que para mal, nos aproximaron con sus vivencias y su guía, a los primeros impulsos de nuestras búsquedas cognoscitivas.
Y los pocos sobrevivientes del cuarto sol que habitaban como animales en las cavernas, salieron sorprendidos al mirar tanta belleza. Entonces aquellos hombres se arrodillaron y levantaron sus manos hacia los dos astros adorándolos llenos de gratitud.
Quiero también dejar aquí consignada mi gratitud a la corta, pero escogida, falange de legitimistas franceses, que desde la muerte de Enrique V, vi agrupados en torno de mi Padre, y luego de mi mismo, fieles a su bandera y al derecho sálico.
Para manifestar; pues, á Vuestra Soberanía toda la dilatación de su placer, solo cree conductos proporcionados sus mismas respetables disposiciones, en cuyo cumplimiento, desde la mas grave hasta la mínima hará ver su obediencia, la mas ciega, su adhesión la mas decidida, su gratitud la mas cordial.
Era tan extraordinaria y prodigiosa aquella emoción en un hombre como el Capitán Veneno, que Angustias, en medio de su horrible desgracia, no pudo menos de significarle aprecio y gratitud, poniéndole una mano sobre el corazón...