Ejemplos ?
Dicho esto, el Faraón se quitó su anillo y se lo puso a José, mandó que lo vistieran con ropas blancas de lino, puso en su cuello un collar de oro y ordenó que, cuando José montase sobre el segundo de los carros del Faraón, se gritase ante él la expresión de reverencia Abrek y que se le llamase Zafnat Paneaj, que significa aproximadamente "Dios habló y él vino a la vida".
Sakata casi muere en la escena en que Bond electrocuta a su personaje aunque Sakata afirmó aguantar la descarga eléctrica hasta que el director gritase "corte".
Un ejemplo de ello mostró a Bill Clinton tocando su conocido saxofón y que después Moe Szyslak le gritase «¡Vuelve al trabajo, Clinton!», probablemente una observación de que durante su primer mandato Clinton dio una imagen que se trataba de un momento alegre para estar en la oficina y fue visto haciendo más actividades recreativas y que sus deberes oficiosos.
Quizás si me viera frente a frente con la muerte yo también gritase así; pero esta frase que encontré era diferente, casi una disculpa o una explicación por haberse metido en este lío; busca consuelo con palabras sencillas, pero significativas».
Lucina, o fuese por que el asco pudo hacer que de igual modo no se untase, o ya que del carnero el andar rudo su paso femenil mal imitase; o que al tocar su espalda el Ogro crudo, vencida por un miedo atroz, gritase; o que el cabello allí le hiciese asomo; sentida fue, y no sé decir bien cómo.
Y de seguro lo hubiera hecho, siendo así, por extraño caso, tan pronto hallado como perdido, si Astilo, recelando su intento, no le gritase otra vez: «Tente, Dafnis, y no temas.
el burgués, jadeante, gritase como loco a su república parlamentaria: «¡ Antes un final terrible que un terror sin fin !» Bonaparte supo entender este grito.
Al decir así el obispo miró a Carbón, y éste, por una percepción de su vehemente sensibilidad, más viva acaso en las razas incultas, comprendió de lo que se trataba, tomó carrera y vino a recostar la frente en el pecho del apóstol, a la altura del corazón (porque Carbón era chiquito), como si gritase: «No quiero separarme de ti.».
Esta era la pena, este el tormento del señor Arial. Es claro que gritase lo que gritase el materialista-escéptico, el que ponía a Dios en tela de juicio, D.
¡Abajo los intrusos!»? ¿Cómo calificarían al ciudadano que, poniéndose a su lado, gritase por su parte: «¡Mueran los blasfemos! ¡Abajo las Constituyentes, en donde se niega a Dios y se insulta a la Virgen!»?
Amparo es buena. Y como la niña gritase protestando, el loro dijo una infinidad de veces: -Lola es mala, Lola es mala. -¿Sabéis que este loro es muy inteligente?
Dafnis, en tanto, con la preocupación de lo que había oído, cejó de su primer ímpetu, y no se atrevió a perturbar a Cloe sino con el beso y el abrazo, a fin de que no gritase como perseguida de enemigos, ni llorase como lastimada, ni como herida vertiese sangre, pues escarmentado él por los recientes lances de la guerra, tenía miedo de la sangre, y sólo de heridas imaginaba que saliese.
Dizque el tal intendente era hombre de poca sal en la mollera y, a más de eso, timorato y siempre dispuesto a dar la razón a quien gritase más fuerte.
Es entonces cuando, durante un paseo a lo largo de los arrecifes de Duino, un verso interrumpe de pronto en su mente: "Wer, wenn ich schriee, hörte mich denn aus der Engel Ordnungen?" ("¿Quién, si yo gritase, me oiría desde los coros celestiales?"), palabras que de inmediato anotó con la convicción de que serían el comienzo de algo decisivo para su escritura y para su vida.
Durante el verano de 1989, Pamela fue con sus amigos a un partido de los Leones de Columbia Británica en el BC Place Stadium; en algún momento durante el partido de fútbol se la mostró en la pantalla del estadio con una camiseta de Labatt, una marca de cerveza canadiense, causando que la multitud gritase.
Una vez trasladados los ocho objetos, todos los integrantes del equipo debían cruzar al otro extremo en búsqueda de un cañón, el que sería trasladado hasta el lugar de inicio. El primer equipo que llegase a la partida con el cañón y gritase: "Tenemos patria ciudadanos", era el equipo ganador.