Ejemplos ?
Él quiso contestarle con una grosería, gritarle que la despreciaba, que ya se la pagaría en alguna ocasión, mas algo extraño lo contuvo...
DON JUAN Tente, espera, que obedecerte quería, pero ya con tu amenaza disculpo mi grosería; 5 porque el morir a tus manos no es desgracia, sino dicha; pues si al rayo de metal la nevada mano aplicas, aun lo irracional conoce felicidad la rüina: mira ¿qué harán los humanos6 que de tus ojos peligran a más hermoso instrumento, con menos ruidosa herida?
mas querer encarecerla, más que aplauso, es grosería; que no es grande la hermosura que es capaz de encarecida, ni el pensamiento pudiera —que es quien más perfecto pinta— bosquejar de sus reflejos aun las luces más remisas, pues contra el común concepto, sólo en su beldad se mira 13 una perfección que es menos imaginada que vista.
Un resto, con todo eso, del antiguo ceremonial que en su trato tenían adoptado nuestros padres, me obliga a aceptar a veces ciertos convites a que parecería el negarse grosería, o por lo menos ridícula afectación de delicadeza.
Si no se tiene elevados sentimientos, la riqueza pondrá de relieve la vulgar grosería y la odiosa bajeza; y en España, cuyo flaco es la desunión, si no inculcamos ideas de fraternidad, el progreso económico se mostrará en rivalidades vergonzosas.
Luego, si él es el dueño de su dinero, ¿por qué ha de mirar nadie con malos ojos que se lo dé a quien le viniere a las mientes, o lo tire por la ventana? Sobre que el agradecimiento es una gran virtud, y que es una grandísima grosería desairar a un hombre de bien que...
El manto me rompe.) GARCIA. Perdonad mi grosería, si lo es preguntar de dónde viene sola y a estas horas una doncella tan noble.
El tono que empleaba con sus generales era extremadamente altanero, sin embargo que sus maneras eran distinguidas y revelaban haber recibido muy buena educación. Aunque su lenguaje fuese algunas veces grosero, esa grosería era afectada, pues la empleaba para darse un aire más militar».
Cual la insensatez humana que paga tributo al lodo inmun-do, bordan las márgenes de El Sapero sauces llorones que lo besan; chachafrutos que le riegan sus pétalos purpúreos; borracheros que le adulan con la grosería de sus perfumes y la hipérbole de sus flores; dragos que enrojecen sus hojas por adornarlo.
Sé que hablaba de alguna cosa interesante cuando he sido groseramente interrumpido. Odio la grosería y las malas maneras, porque soy extremadamente sensible.
Cuando se libró de los lazos que el duque de Campoverde y otros amigos le tendieron, valiéndose de María Antonia Fernández, alias La Caramba, hizo lo que hizo por su delicadeza de sentimientos y por repugnancia a toda sensual grosería, sin pensar en la buena fama que ganaba.
-la interrumpió el Sombrerero. Esta última grosería era más de lo que Alicia podía soportar: se levantó muy disgustada y se alejó de allí.