Ejemplos ?
De esos alaridos uno solo guardaba el fiel oído: -“¡Mueran los salvajes unitarios!”… Ignorando entonces el pasado de mi pueblo, no sospeché yo tampoco el origen de ese odio volcándose en la efigie.
Decir guardaba, es un eufemismo; los había robado descaradamente por obra y gracia de sus poderes máximos. Dotada de la maravillosa varita de flux podía levantar a su deseo toda cosa que le interesara y transportarla flotando a través del aire.
(242) Y en duda tal se pasaba Un dia tras otro dia, Y nunca se decidia Por ningun partido el juez. En contemplar á sus solas Sus píldoras se ocupaba, Y del cajon las sacaba Y las guardaba otra vez.
Así, en una desordenada sintaxis, tenía la estatua de Hércules Farneso, cuyo gran tórax le fascinaba a la malvada; se había apoderado de Pegaso que lo exhibía en una jaula de oro; tenía al titán Prometeo, encadenado exánime, para obligarlo a confesar el gran secreto que él poseía sobre la caída de Zeus; en un exhibidor especial tenía la célebre manzana de la discordia por la cual habían muerto tantos héroes en la guerra de Troya como Áyax; pero sobre todo guardaba con malévolo entusiasmo las cenizas del Fénix.
Mas de allí… tras la persiana de mi balcón, que caía a los jardines, veía noche y día coquetear a Rosa, llevando ufana en redor sus cien galanes: y al fin con tantos afanes pensé de un golpe acabar. Rompí mi laúd sonoro, mis cantares y leyendas; destruí todas las prendas que guardaba de su amor.
Ante estas cinco bellezas, que no conciben confusas la causa que a un extranjero hoy traiga a presencia suya, detúvose el mercader, y así a don Luis que le escucha, con voz resuelta le dijo que trecho no deja a dudas: «Estas hermosas doncellas, don Luis, mis esposas son, no me rehuséis el don que os quiero hacer de una de ellas. Yo para mí las guardaba; si enojarme no queréis, elegid la que gustéis para esposa o para esclava.
A cambio de esta pobreza de bienes terrenales, Alí era valiente como un tigre y docto como un ulema, pues hablaba holandés y un montón de dialectos africanos. Contra la seca carne de su pecho guardaba un puñal.
¿de quién será esta hebra de pelo?"."— La conozco, contestaba de fijo un comensal, es de la hija de la cocinera, que es una muchacha muy guapa".— "¿De veras? Pues me la guardo"— y limpiaba la hebra con la servilleta y se la guardaba en el bolsillo.
Don Ramón Castilla debió llegar al Callao del 27 al 28 de Abril de 1866 y participar de la gloria que cupo á los comba- tientes del Dos de Mayo; pero la víspera del día en que iba á embarcarse en Southampton, un criado infiel le robó el ma- letín en que guardaba el mariscal veinte mil francos.
En lugar de comprar las golosinas soñadas por su edad, como tantos niños, ella guardaba el dinero que alguna vez le daban por un quehacer cualquiera, en previsión del momento de la escasez.
En la época colonial, ciertas casas aristocráticas de Lima ostentaban cortinaje de terciopelo de Flandes recamado de oro. Pero y i se sabía que este adorno no tenía otro uso y que, concluida la fiesta, se guardaba hasta la inmediata.
Pero, cuando la veía triste y taciturna, por ccnsecuencia de sus cuidados y achaques, se guardaba de darle bromas sobre el expediente y la llamaba con toda naturalidad Generala y Condesa; cosa que la restablecía y alegraba en el acto; si ya no era que, como nacido en Aragón y para recordar a la pobre viuda sus amores con el difunto carlista, le tarareaba jotas de aquella tierra, que acababan de entusiasmarla y por hacerla reír juntamente.