guardagujas


También se encuentra en: Diccionario.
  • all

Sinónimos para guardagujas

cambiavía

Sinónimos

  • cambiavía
  • ferroviario
Ejemplos ?
Arriba estaba la vivienda del jefe de estación. Una buhardilla era la vivienda del guardagujas. La administración del Real Ferrocarril de Wurtemberg, que veía cómo la estación iba perdiendo importancia, limitó las inversiones a lo estrictamente necesario.
En Amphitryon, la historia se inicia con una partida de ajedrez entre dos extraños que se conocen en un tren: Tadeus y Víctor, un soldado de la Primera Guerra Mundial y un guardagujas respectivamente, que intercambian sus vidas.
México, Paidós, 2004 Cómo empezar a escribir narrativa, (caja de herramientas y cuaderno de trabajo) México, Amati 2000 Three messages and a warning: contemporary mexican short stories of the fantastic, Austin, Texas 2012 Saudade, un murmullo intraducible, antología CONACULTA, El guardagujas, México 2009 Los de atrás, (compilación) coautora.
Sus padres fueron Rolland «Rolly» Fox, guardagujas del Canadian National Railway, y Betty Fox, ama de casa durante la infancia de sus hijos (posteriormente encontró trabajo como dependienta en una papelería).
El acceso a las vías se realiza gracias a los dos andenes laterales que hay en cada lateral de la isleta y gracias a otros tres andenes centrales más. En el exterior se sitúa un aparcamiento y una escultura dedicada a los guardagujas.
Leonardo de la Peña tuvo una infancia muy dura ya que su padre ocupaba un modesto cargo en el ferrocarril de Ciudad Real a Badajoz como guardagujas, y quedando éste viudo muy pronto, cuando Leonardo tenía tan sólo dos años.
Confabulario (1952) Incluye: Parturient montes, En verdad os digo, El rinoceronte, La migala, El guardagujas, El discípulo, Eva, Pueblerina, Sinesio de Rodas, Monólogo del insumiso, El prodigioso miligramo, Nabónides, El faro, In memoriam, Baltasar Gérard, Baby H.
El pabellón de azogue (Círculo de lectores i S.A./ Mondadori, 2001). Bestiario (Medusa Ediciones, edición augmentada, 2002). El guardagujas (Cat. Exposición Universidad de Alcalá, 2003).
Yo no me senté en todo el día, ni probé bocado; pero, eso sí..., cuando llegué a casa, tampoco me dejaron descansar. Me traían al guardagujas de la estación...
-Trataré de no desperdiciar la oportunidad de conocer a tan simpático personaje. Pero, y perdone usted mi ignorancia, ¿siempre ha habido cambiadores o guardagujas, como usted los llama?
Dígame usted, ¿qué cosa es un cambiador? -Un cambiador, un guardagujas como más propiamente se le llama, es un personaje importantísimo en toda línea ferroviaria.
fíjese que desde la garita de los guardagujas dos cambistas me miraban con atención, le revelé el misterio sexual, incitándola a que se dedicara a corromper a sus amiguitas...