Ejemplos ?
Las docenas de papelitos que a mí me echan en el bolsillo, si yo los guardara nada más para leerlos después tranquilamente, tendría un retrato de las necesidades del pueblo.
Bueno, pues entonces al cabo de cinco años tendría pérdidas si todo el mundo guardara, aparentemente, les voy a explicar por qué, he ahí las cuentas que ustedes sacan: Bueno, ¿cómo el 3% va a alcanzar para pagar premios más los gastos del instituto?
¿Cómo era posible que el gobierno ni tan siquiera guardara neutralidad en la contienda si se hacía el ensayo de una huelga de ferrocarriles, dato pavoroso para la seguridad del mundo capitalista?.
Le dije que siete chelines. -Te convendría más que lo guardara yo --dijo, Eso si te parece bien. Me apresuré a entregárselos, vaciando la bolsa de Peggotty en su mano.
¡Quién te augurara que en el seno del tiempo aqueste día, oh numen poderoso, se guardara de humillación a ti, de gloria al hombre!...
Que la gran prensa guardara silencio o tergiversara, es cuento aparte." Yo no puedo saber cuáles son los hechos a que tú te refieres mientras no los des a conocer.
La conversación recayó primero sobre los tíos, y yo les hablé, como es natural, de mi tía; después tocó el turno a los padres, y yo, naturalmente, hablé de los míos; después, mistress Heep se puso a contar cosas de padrastros, y yo también empecé a decir algo del mío; pero me acordé de que mi tía me aconsejaba siempre que guardara silencio sobre aquello y me detuve.
Tal vez allí podría empezar a vivir de nuevo con una alegría perezosa. Cerré la ventana con cuidado, como si guardara el paisaje nuevo para mirarlo más tarde.
Tienes celos de miss Murdstone, unos celos absurdos. Querrías ser tú quien guardara las llaves y manejara todo, estoy segura. No me sorprendería.
¡Pérfida semejanza...! Si tu pecho, como tu faz imita la que adoro, de prendas y virtud igual tesoro en tu seno guardara, ¡Cuál fuera yo feliz!
Sin embargo, el proyecto así despachado no se promulgara y se guardara hasta la próxima renovación conjunta de las Cámaras, y en la primera sesión que éstas celebren deliberaran y votaran sobre el texto que se hubiera aprobado, sin que pueda ser objeto de modificación alguna.
Me miraba de soslayo, me contemplaba con los ojos medio cerrados y me preguntaba yo a qué conduciría todo aquello, cuando, rompiendo finalmente el silencio, me dijo que guardara en la boca la mayor cantidad posible de saliva.