Ejemplos ?
Yo os aseguro: entre los aquí presentes hay algunos que no gustarán la muerte hasta que vean al Hijo del hombre venir en su Reino.
Por eso también he dispuesto que en el día de mañana, dado que habrá una movilización en la Plaza de Mayo, he comunicado al señor Secretario de Seguridad y a la señora Ministra de Seguridad, que por favor en los lugares donde transiten los trabajadores no haya personal de seguridad, solamente habrá personal de seguridad custodiando la Casa de Gobierno, ya que se va a hacer aquí enfrente, porque creo que no es justo tampoco que los trabajadores -porque son trabajadores, serán policías y a algunos les gustarán menos pero son trabajadores- tengan que ser insultados, escupidos o empujados como hemos visto en los últimos tiempos.
Marcos 9 1 TAMBIÉN les dijo: De cierto os digo que hay algunos de los que están aquí, que no gustarán la muerte hasta que hayan visto el reino de Dios que viene con potencia.
26 Porque el que se avergonzare de mí y de mis palabras, de este tal el Hijo del hombre se avergonzará cuando viniere en su gloria, y del Padre, y de los santos ángeles. 27 Y os digo en verdad, que hay algunos de los que están aquí, que no gustarán la muerte, hasta que vean el reino de Dios.
28 De cierto os digo: hay algunos de los que están aquí, que no gustarán la muerte, hasta que hayan visto al Hijo del hombre viniendo en su reino.
Les decía también: Yo os aseguro que entre los aquí presentes hay algunos que no gustarán la muerte hasta que vean venir con poder el Reino de Dios.
Qué es lo que debe creerse de las transformaciones que, por arte o ilusión de los demonios, parece a los hombres que realmente se hacen Pero acaso los que leyesen esto gustarán saber lo que decimos y sentimos acerca de un embeleso y engaño tan grande de los demonios, y lo que deben hacer los cristianos cuando oyen que los ídolos de los gentiles hacen milagros.
Yo mismo cogeré para ti membrillos cubiertos de blando vello y castañas, a que era tan aficionada mi Amarilis, y a ellas añadiré doradas ciruelas, que también te gustarán.
Era tan precavida como claridosa. -Le gustarán.- pensó él. El momento era el apropiado para demostrar el inmenso amor que le tenía, pero aún así, dudaba de su aceptación.