Ejemplos ?
Él era un paisano formal, no necesitaba testigos. Además, nunca le gustaron los "gurises"... En la visita próxima pidió una vieja prestada y con ella sustituyó al pequeño.
Cómo deste lugar hice mudanza no sé, ni quién d’aquí me condujiese al triste albergue y a mi pobre estanza; sé que tornando en mí, como estuviese sin comer y dormir bien cuatro días y sin que el cuerpo de un lugar moviese, las ya desmamparadas vacas mías por otro tanto tiempo no gustaron las verdes hierbas ni las aguas frías; los pequeños hijuelos, que hallaron las tetas secas ya de las hambrientas madres, bramando al cielo se quejaron; las selvas, a su voz también atentas, bramando pareció que respondían, condolidas del daño y descontentas.
--declaró la Reina dándole unas palmaditas en la cabeza, que a Alicia no le gustaron nada-- aunque cuando te oigo llamar a esto «jardín»...
-Pos bien: como la Candelaria es como es y el Garabato tiée sangre de garañón y si rispeta a la luna es porque no la alcanza manque se remonte en globo, pos a fuerza de verse se gustaron...
Me gustaron las declaraciones del juez que nombraron presidente del Consejo de la Magistratura y que declaró que no era miembro de ningún bloque opositor.
Sentí, ante el aspecto de tus miembros flotantes, Como una náusea, subir hasta mis dientes, El caudal de hiel de mis dolores pasados; Ante ti, pobre diablo, inolvidable, He sentido todos los picos y todas las quijadas De los cuervos lancinantes y de las panteras negras Que, en su tiempo, tanto gustaron de triturar mi carne.
A Erasmo le gustaron y agradeció estas traducciones, porque comprendía que pondrían su obra al alcance de muchísima gente, algo que nunca podría lograr el original en lengua latina.
Ambos fueron invitados a visitar el castillo de Windsor en 1860 para que pudieran asistir a las carreras de caballos de Ascot con la familia, pero en realidad la visita era una oportunidad para que la reina pudiese inspeccionar a su yerno en potencia. A la reina le gustaron ambos, pero se dio cuenta de que Luis y Alicia se habían caído bien.
No fueron los fanes del anime. De hecho, muchos de ellos son mujeres y me dijeron que les gustaron mucho los últimos episodios, de manera objetiva.
Kapnist le encargó a Borovikovski dos pinturas alegóricas para la habitación de la Emperatriz, a quien le gustaron tanto las pinturas que solicitó al pintor mudarse a San Petersburgo.
En 1544 estaba del lado del primer virrey del Perú, Blasco Núñez Vela, que llegó de España con órdenes de implantar las Leyes Nuevas, acabar con las encomiendas y liberar a los nativos. A los conquistadores que ya estaban en Perú no les gustaron estas leyes, que les prohibían explotar a los indios.
Nolan y Crowle eligieron las Torres Mentmore de veinte locaciones distintas para la Mansión Wayne, ya que les gustaron sus pisos blancos, que daban la impresión de la mansión como un homenaje a los padres de Wayne.