Ejemplos ?
El hijo del mesonero, que desempeñaba un gran empleo en un establecimiento de Copenhague, había ido a Llerning a pasar algunos días; había encontrado a la niña encantadora y había sabido agradarla. Los padres estaban muy contentos de que los muchachos se gustasen.
Tenemos una historia completa de la revolución de los comuneros; dice el cronista Lozano, refiriéndose a la propaganda de Mompox: ”Mompox hablaba del poder del común de cualquier república, ciudad, villa o aldea, enseñando que era más poderoso que el mismo rey, y que en manos del común estaba admitir la ley o el gobernador que le gustasen, porque aunque se lo diese el Príncipe, si el común no quería, podía justamente resistirse y dejar de obedecer.
En fin, sosegados y estando ya en silencio, leyéronse las solemnidades de la Sagrada Escritura, y al llegar a mi sermón hablé muy poco de la doctrina alusiva al tiempo presente y de aquella actual alegría, porque antes quise dejar que ellos, en la contemplación de aquel divino prodigio, gustasen de cierta celestial elocuencia, no oyéndola, sino meditándola.
-¡Oh, gracias, Arthur! ¿Y este bombón, me lo das también? No sabía que le gustasen los dulces a lady Cle­mentina. La creía demasiado intelectual.
Durante la emisión semanal se realizaba un programa semanal y, para ello, contaban con un grupo de guionistas formado por seis personas para conseguir ideas, además las dos productoras podían rechazar algunos sketches que no les gustasen.