Ejemplos ?
Que el nombre de dioses falsamente se atribuye a los dioses de los gentiles, el cual, con todo, por autoridad de la divina Escritura, viene a ser común así a los santos ángeles como a los hombres Si los platónicos se complacen más de llamar a los ángeles dioses que demonios y de colocarlos entre los dioses, de quienes escribe su maestro Platón que los crió el sumo Dios, díganlo del modo que les agrade, porque no hay que molestarse ni reparar respecto de ellos en la disputa sobre el nombre; pues si dicen que son inmortales y confiesan llanamente que los crió el sumo Dios, y que son bienaventurados, no por sí mismos, sino por unirse con su Criador, dicen lo mismo que nosotros, llámenles como gusten...
-Pero, hijos, ¿qué horror ni qué ocho cuartos ha de haber en que a los muchachos les gusten las muchachas y a las muchachas les gusten los muchachos, con tal que la cosa no pase de lo honesto y regular?
asegurarle que hice la súplica con mucho pesar. Sobre la compra de cañones imprentas y demás, harán Uds. lo que gusten. Yo únicamente quiero poner en la consideración de V.
Dios dijo que complacería a la Santa en todo lo justo, y, por tanto, en todo lo posible; y cuando Dios consiente que allí, como en todas partes, los hombres gusten de las mujeres y las mujeres gusten de los hombres, Dios sabrá que no debe impedirlo ni condenarlo.
Vamos, prosigue, Duelos —añadió Curval—, pues siento que el lloriqueo de esta zorra me haría descargar, y no quiero. Henos aquí —dijo la heroína— ante detalles que, por tener caracteres de singularidad más picantes, acaso os gusten todavía más.
Su exposición de Job, la de los Cantares, y sus Nombres de Christo serán obras eternamente apreciadas de los que gusten el buen sabor de la prosa Castellana.
Que los sabios me juzguen por lo que en esta comedia hay de sabio, y los que gusten de chistes, por los muchos chistes que en ella he derramado.
Lo sentiría mucho, lo sentiría lo que ustedes gusten; pero le vino como un guante: único heredero de los bienes, de la grandeza, de los títulos, y a los dos años esposo de Matildita...
¿Fue acaso porque aquél se hizo contra la voluntad de Menelao, y éste con el beneplácito de Vulcano? Pero yo creo que los dioses no son tan celosos de sus mujeres, que no gusten de comunicarlas a los hombres.
Porque con los dioses participan de la inmortalidad de los cuerpos, y con los hombres de las pasiones del alma, y así no es maravilla, dicen, que gusten también de las torpezas de los juegos y de las ficciones de los poetas, supuesto que están sujetos asimismo a las pasiones humanas, de que los dioses están muy ajenos y totalmente libres.
Tanto caminantes, aventureros y escaladores como simplemente aquellos que gusten de contemplar esta preciosa montaña tienen en el monte Campana todo un referente de la costa levantina.
La convence finalmente asegurándole que siempre habrá hombres que gusten de ella, afirmando que "los hombres son cerdos" y que tendrían sexo con prácticamente cualquier mujer, incluso si tienen cicatrices, obesidad, etcétera.