Ejemplos ?
Que así va nuestra vida Caminando entre gustos y dolores, Como fuente silvestre que escondida, Por el sombrío bosque, va perdida Zarzas bañando y campesinas flores.
Que Bolívar tuvo gustos sibaríticos es tema que ya no se discute; y dice muy bien Menéndez y Pelayo cuando dice que la Historia saca partido de todo, y que no es raro encontrar en lo pequeño la revelación de lo grande.
YO SOY, GENARO, dijeron sus sílabas misteriosas: mas la celeste armonía que en el aire las prolonga, toda una historia pasada, toda una futura historia de gustos y de pesares, de desconsuelos y glorias, encierra en las inflexiones con que la voz vagarosa los espacios estremece con sus cláusulas armónicas.
Se dice y en gran parte se calumnia: caro el turismo en México. Hay de todo y para todos los gustos. Yo los invito a hacer el turismo en México, si es un atractivo para los extranjeros, que lo sea también para nosotros.
Los gustos del alumnado, sus necesidades e intereses reales, son falseados por planificadores educativos que creen tener la clave del ser humano nuevo que requiere la futura sociedad y la distorsión en la que caen se revela en todos esos jóvenes que prefieren los antros a las escuelas, pues ahí aprenden por la vida para la vida, aunque tales aprendizajes después deparan facturas muy caras.
En lugar del pasto que comúnmente tapiza los campos, se ve allí crecer a discreción, yerbas olorosas y cubrirla superficie de la tierra. Margaritas de todos colores, diversidad de floresitas de los más lindos y variados gustos, esmaltar el sésped.
Bien se ve que el pecho frío al brazo cansado y viejo niega el heredado brío. ¿Morir no será mejor, que no que Mauricio diga, en mengua de vuestro honor, que a sus gustos nos obliga de sus armas el temor?
Diréle que determino casarme, por allanar a sus gustos el camino; porque de otra suerte intenta los cielos atrás volver; y así es fuerza que consienta en mi intento, por tener fin del mal que le atormenta.
Ingrato es el que llama injuria al fin del deleite; ignorante el que piensa que no hay fruto sino en los bienes presentes, y el que no se aquieta con los pasados, teniendo por más ciertos los que se le fueron, porque de ellos no hay temor que de nuevo se vayan. Estrechos términos pone a sus gustos el que juzga que goza solamente los que tiene y ve presentes, no estimando los que tuvo.
Se trata de la cauta y virtuosa intuición de saber seleccionar de entre su alumnado, a aquellos que responden a las esperanzas creativas del maestro para encauzarlos en el progreso de sus propias habilidades o gustos científicos, técnicos, filosóficos o artísticos.
Después de que la asociación de animales había cumplido todos los gustos del tlacuache, éste concluyó: -La hora ha llegado de subir al monte.
Después de visto el gran mundo, y andado el curso de la mitad de la vida, se viene a encontrar que en estos gustos sencillos y si se quiere pueriles y en estas recreaciones domésticas se halla sólo el verdadero placer.