hachazo

(redireccionado de hachazos)
También se encuentra en: Diccionario.
  • all

Sinónimos para hachazo

Ejemplos ?
Sin embargo, tras la guerra, en la misma iglesia apareció un bello Cristo yacente en talla exenta, dañada por hachazos, que había pasado inadvertida anteriormente, atribuida inmediatamente a Sánchez Barba por María Elena Gómez Moreno.
En la primera ciudad el 4 de mayo una multitud de cerca de treinta mil personas asaltó la cárcel donde estaban recluidos un centenar de presos jacobinos, la incendió y mató a hachazos a los reclusos que intentaron huir por la azotea.
Se cuenta que un día el señor Anastasio Piña estaba haciendo una diligencia y cuando llega de regreso a la casa su esposa le comunica que ya tenía vecinos, tiempo después Anastasio le desbarató la casa a hachazos a su nuevo vecino, quedando los tocones de la madera, de ahí se origina el nombre del barrio.
¡Ah!, sí, pero en los hoyuelos de las mejillas de mi madre reían frescuras de flor, su leche tenía el sabor que tiene la de las campesinas vigorosas; el abuelo materno era un jayán potente y rudo que a los setenta años tenía dos queridas y descuajaba a hachazos los troncos de las selvas enmarañadas y allá en las llanuras de mi tierra cuentan todavía la tenebrosa leyenda de estupros, incendios y asesinatos de los cuatro Andrades, los salvajes compañeros de Páez en la campaña de los Llanos, que recorrieron victoriosos, sembrando el terror en las huestes españolas, al rudo galope de sus potros, con la lanza tendida por el brazo férreo, con la locura en el alma, la sangre quemada por el alcohol y la blasfemia en la boca gruesa solicitadora de besos!...
En efecto: mientras el Papa lanzaba su última excomunión contra los invasores, éstos penetraban en el Quirinal, derribando las puertas a hachazos.
Frente Popular francés y Komintern de Moscú. La garra de vuestro dominio sobre el solar de España la hemos coreado a hachazos. Ya no será posible que soñéis en hacer de Euzkadi una colonia y de Cataluña un protectorado para vuestras invasiones criminales.
Huyen en tanto, azoradas, de las lagunas vecinas, como vivientes neblinas, estrepitosas bandadas; las grandes plumas cansadas, tiende el chajá corpulento; y con veloz movimiento y con silbido de balas, bate el carancho las alas hiriendo a hachazos el viento.
Cae el filo, bajo el impulso de los fuertes brazos, sobre el árbol tranquilo que se despierta y cruje a los hachazos; mientras se amarra al tronco la bejuquería, y el árbol vacilante, herido mortalmente se desploma.
Cuando volvió no gastó muchas palabras. Contó algunas cosas acerca de un hombre negro, a quien había encontrado, a media luz, dedicado a derribar árboles a hachazos.
El plan de los asaltantes era abrir brecha en los muros de la choza para atacar por detrás a aquel testaturado y apoderándose de él y de los suyos derribar en seguida la vivienda. A los primeros hachazos la endeble construcción se estremeció toda entera.
y siempre nos damos de bruces Con los espejos de la vida Con los espejos de la muerte ETERNA Juventud Vejez ETERNA Ser siempre el mismo espejo que le damos la vuelta se ajitan las manos amarillas y se pierden las otras manos y en este todo-nada de espejos ser de MADERA y sentir lo negro HACHAZOS DE TIEMPO p o e m a d e l m a n i c o m i o Tuve miedo y me regresé de la locura Tuve miedo de ser una rueda un color un paso PORQUE MIS OJOS ERAN NIÑOS Y mi corazón un botón más de mi camisa de fuerza Pero hoy que mis ojos visten pantalones largos veo a la calle que está mendiga de pasos.
Como que estaban haciendo esfuerzos aún entonces para cortarlos, y al volverse la goleta, con el balance, hacía nosotros vi claramente a su tripulación, que trabajaba a hachazos, especialmente un muchacho muy activo, con el pelo muy largo y rizado, que sobresalía entre todos los demás.