Ejemplos ?
¿Que mayor tormento? Toda mi dicha fue su amable hechizo; Y en ella sola, todo con su ausencia, Todo he perdido. ¡Ay Silvia miá Yo perdí tu vista; Ya es llorar solo todo mi destino; Sin que en mi llanto quede mas consuelo Que el llanto mismo.
Yo perdí a Silvia ¿Que mayor tormento? Toda mi dicha fue su amble hechizo; Y en ella sola todo con su ausencia, Todo he perdido. ¡Ay Silvia miá!
La autora sabe hacemos vivir en el pasado, en un pasado embellecido pbr no sé qué mágico y misterioso hechizo, que adormece en el ánimo los dolores del presente y cicatriza las heridas de nuestros recientes é inmerecidos infortunios, haciéndonos alentar la es- peranza en mejores días, y la fe en que llegarán tiempos de reparación y desagravio para la honra de nuestra abatida na- cionalidad.
Eco de aquella anónima tonada cuya dulzura sin querer nos hizo con la propia delicia de su hechizo un mal tan hondo al alma enajenada.
TACÓN Vaya, yo te lo concedo: mas dime, embelecadora vieja, ¿tú no adivinaste que mi amo a España venía, y le trajiste aquel día, a un conjuro que ordenaste, a ver a doña Ana?, que Antonia me lo contó; di, pues, ahora, ¿qué esto no fue hechizo?
Ahora bien, si alguna vez necesitáis un consejo, un sortilegio, un hechizo o un filtro para usar en caso de peligro, de amor o de venganza, vivo allí, al final del puente, en el Château–Gaillard.
Hombres de Emilia y los del agro romano, ligures, hijos de la tierra del milagro partenopeo, hijos todos de Italia, sacra a las gentes, familia que sois descendientes de quienes vieron errantes a los olímpicos dioses de los antaños, amadores de danzas gozosas y flores purpúreas y del divino don de la sangre del vino; hallasteis un nuevo hechizo, hallasteis otras estrellas, encontrasteis prados en donde se siembra, espiga y barbecha, se canta en la fiesta del grano y hay un gran sol soberano, como el de Italia y de Jonia que en oro el terruño convierte: el enemigo de la muerte sus urnas vitales vierte en el seno de la colonia.
– Lo que deseáis es un hechizo –añadió–, un hechizo mágico para vencer a vuestro adversario con seguridad, ¿no es eso lo que queréis?
Tienes el peso profundo, que con arrogancia me ensalzas; mofándote de mi agonía, riéndote a mis espaldas. Te has vuelto viejo y pesado, perdiendo tu antiguo hechizo; pero persistes en enclaustrar, mi eterna esencia de niño.
" Todo esto, sin contar el hechizo de la infancia, esa poesía, esa delicia indefinible de la travesura, esos ex abruptos, esas desproporciones de una inteligencia, cuando asimila, cuando busca la relación de las cosas, cuando se abre a la investigación.
¿Iré al confesor?... tampoco. Dirá que es cosa de hechizo Y acaso algun bebedizo Hará de ellas para sí. ¿Qué hacer, Santo Dios? tomarlas Puede salir cara fiesta, Mas necedad manifiesta No tomarlas puede ser.
Tanta hermosura hay en ella que dudo, al ver su primor, si acaso es del cielo flor, si acaso es del mundo estrella; es en fin ciudad tan bella que parece en tal hechizo, que la omnipotencia quiso dar una señal patente de que está en el Occidente el terrenal paraíso.