Ejemplos ?
Tales exacciones eran un robo inicuo, pues no estaban autorizadas por las leyes; pero semejante escrúpulo no podía herir muy hondamente unas conciencias encallecidas en el ejercicio de la injusticia”.
44 Oh fundo nuestro, o sabino o tibur, pues que tú eres tibur defienden aquellos cuya intención no es a Catulo herir, mas los que esto quieren, por cualquier prenda que sabino es contienden, pero, oh, ora sabino, ora, más verdaderamente, tibur: estuve a gusto en tu suburbana villa, y mala de mi pecho expulsé una tos, una que, no sin merecerlo, a mí mi vientre, mientras suntuosas cenas ando buscando, me dio.
Así que TEZCATLIPOCA mejor medía sus acciones para no herir a su hermano menor y dejaba que revoloteara como un colibrí por los espacios del sur, la zona de la fertilidad.
y forzado a seguir al otro, que por lograr el tiro no quiso disparar ninguno y llevando su escopeta al pecho de don Pedro le disparó tan cerca que con la espada apenas logró desviar el punto y herir de muerte al pirata atravesándolo de una estocada.
Si ellos os leen, no dejaréis en su espíritu perplejidad alguna sobre el tema que en la actualidad tratamos, y a menos que sean más insensatos que nosotros, elevarán las manos al cielo y dirán en su amargura: "Dios Todopoderoso, tú que tienes en tus manos los espíritus, líbranos de las luces y de las funestas artes de nuestros padres y otórganos de nuevo la ignorancia, la inocencia y la indigencia, únicos bienes que pueden hacer nuestra felicidad y los únicos meritorios ante ti." Si el progreso de las ciencias y de las artes no ha añadido nada a nuestra verdadera felicidad, si él ha corrompido nuestras costumbres y la corrupción de las costumbres ha llegado hasta herir la pureza del gusto...
En medio del terror que me quitó la vista, observé que el árbol en que yo estaba atado se estremecía ligeramente y que mis ligaduras se aflojaban. Una de las balas, después de herir al segador, había dado en la cuerda que me ligaba al tronco y la había roto.
Y como ya fuesen muchos los que le acometían a César, y mirando a todas partes para defenderse, viendo que Bruto desnudaba la espada contra él, soltó la mano y el puñal de Casca, que tenía asida; y cubriéndose la cabeza con la toga, dejó su cuerpo libre a los homicidas que, turbados, arrojándose unos sobre otros a herir a César y acabarle, a sí propios se herían.
Nacionalización del ejército, nacionalización de la monarquía, nacionalización del clero (no puedo en esto detenerme), nacionalización del obrero; yo diría que hasta nacionalización de esas damas que de cuando en cuando ponen sus firmas detrás de unas peticiones cuya importancia y trascendencia ignoran, peticiones que, a veces, van a herir la posibilidad de que se realice una función vital, imprescindible en España.
Por eso, no creo herir ningún mandamiento ni ninguna prescripción, si solicito a los militares jóvenes, a los que son en el ejército también una nueva generación, para un cierto género de colaboración ideal y teórica, para una como comunión personal con los demás españoles de su tiempo que se preocupan de los grandes problemas de la patria.
Las mujeres del bosque le gritaban que se detuviera, que le iban a herir los cascos de los proyectiles que otra vez podían caer; pero Muza, sordo, desesperado, quería acogerse a sus bienes despedazados, y espoloneado por el furor que hacía girar el paisaje ante sus ojos como una atorbellinada pesadilla de piedra y de sol, dando grandes saltos se introdujo entre las ruinas; su cuerpo chocó pesadamente contra una muralla, la muralla osciló y los cuadrados bloques de granito se desmoronaron sobre su cabeza.
Soy el tiempo. Soy el tiempo peregrino de los aires; testigo de hazañas escondidas que se ocultan por no herir la humildad del universo.
Tanta sed tiene el cuchillo de la sangre del propio matador, como de la sangre del que mata: bien pudiera decir que tiene más sed y más justa. Ellos determinaron de herir a César sólo, y su delito determinó que se hiriesen ellos.