hermosear

(redireccionado de hermosean)
También se encuentra en: Diccionario.
  • verbo

Sinónimos para hermosear

Ejemplos ?
Daba gusto ver un par de calzados en el instante crítico en que Elviña, extrayéndolo de la hormaza, lo alineaba juntándole las punteras, y, echándose hacia atrás, se recreaba en contemplar el brillo charolado, la limpieza de los puntos, la pulcritud del encerado reborde de la suela y, en fin, todos los detalles que hermosean una obra maestra de zapatería.
En los otros, que hermosean reposteros y damascos, los grandes, con sus señoras y los nobles cortesanos, ostentan soberbias galas, terciopelos y penachos; las damas y caballeros llenan los segundos altos, y de fiesta gran gentío los barandales y andamios, jardín do a impulso del viento ondean colores varios.
Alza los ojos al cielo, y el cielo de primavera azul, despejado, puro, que espléndidos hermosean celajes de oro y de grana, do el sol poniente refleja, una bóveda de plomo que sobre su frente pesa, que lo ahoga y lo confunde, sin aire y sin luz en tierra, se le figura, y le faltan para echar el paso fuerzas.
Es de advertir que don Periquito no sabe francés ni inglés, y que en cuanto a periódicos, buenos o malos, en fin, los hay, y muchos años no los ha habido. Pasábamos al lado de una obra de esas que hermosean continuamente este país, y clamaba: -¡Qué basura!
¿No la publican por todas partes la población que se aumenta, las ciudades que se engrandecen y hermosean, los campos poco hace improductivos sobre los cuales extiende su dominio bienhechor la agricultura, el movimiento que bulle en nuestros puertos?
Con advertencia singular procura que siempre levantada sea en concetos, siempre agradable, y si empre con dulzura. Usa en ella de muchos epitetos que al verso dan dulzura, y hermosean, y por ellos se expresan los afetos.
Aplica al verso trágico la alteza épica, y dale lírica dulzura con affectos suaves, sin dureza. Con epitetos adornar procura tus versos, que al poeta hermosean, y al orador ofenden la escritura.
Está en tierra llana que se descubre de muy lexos y tiene un castillo y cercado viejo de veinte torres, que hermosean la villa, todas de tiempo antiguo, y tiene este castillo un alcayde.
Otras capillas hermosean el conjunto: la de San Pedro Mártir; la de San Jacinto, obra de Gaspar de Arce (1617), la de Santo Domingo en Suriano (1657) y la del Rosario (1635-1645), debida a Bartolomé Fernández Lechuga y Jácome Fernández.
Es una ciudad radiante de algarabía e intensidad, la ciudad central, la Ciudad bonita, la antesala de las segovias, la estrella del norte, el candado de Nicaragua y, sin lugar a dudas, el primer puerto terrestre de la nación nicaragüense. Sus calles y patios hermosean el paisaje con el verdor de los árboles sembrados por su gente laboriosa, hermosa ciudad verde.
Por último se mejoró el sistema de iluminación con nuevos y más altos faroles y se dotó de luces y chorros al espejo de agua y a las estatuas, las que fueron íntegramente restauradas. Por esta época se introducen además las palomas que hoy hermosean durante el día los paseos de sus visitantes.