hombría


También se encuentra en: Diccionario.
Búsquedas relacionadas con hombría: feminidad
  • sustantivo

Sinónimos para hombría

hombría de bien

Ejemplos ?
Nos aconseja eludir compromisos y no aceptar las empresas que distinguen a los esforzados y a los buenos. Por ello, sabrás que la hombría verdadera no se encuentra en la depravación ni en la irresponsabilidad.
-Pos te lo diré: te las estoy jaciendo porque a mí, hier tarde, estando yo en ca de Pepico el Quitamanchas se me arrimó un gachó al que yo estimo, porque son de batista toas sus prendas interiores, y el tal gachó me dijo: «Señó Rafaé, usté que es güeno dende la cepa al racimo, usté que sabe que yo soy un hombre que lleva siempre la verdá a la grupa y la hombría de bien en la bandolera...
libre... definitivamente libre, por la conciencia de hombría que me daba mi acto anterior. Pensaba, mejor dicho, no pensaba, anudaba delicias.
Es porque en el alma de los humildes hay un fondo de infinita bondad, una inagotable hombría de bien que neutraliza en ellos los efectos del abandono y de su atroz miseria física, intelectual y moral.
Entonces un Poeta que llegaba a cierta buena situación, esquivaba las ocasiones de proteger y favorecer a otros Poetas, porque los miraba como sus enemigos naturales; y ahora un Poeta en la fortuna presenta ventajosamente a los demás en todas partes, y se llama amigo suyo; lo cual, si no es adelanto del talento, es adelanto de la educación y hombría de bien.
Respeto, amor a Dios, hombría de bien cabal, honestidad a prueba de ocasiones, fe, pundonor, todo lo que constituye la esencia del hombre afilosofado, sin hacer mérito de las obligaciones concernientes a la caballería, las cuales siendo de su profesión, son características en él.
Y esto, es indispensable que sea, más que nunca, una constructiva realidad en el presente, para que la verdad, el honor y la justicia, no sean falsa moneda en manos de impostores y mercaderes; para que quienes prediquen el patriotismo, no exploten el patriotismo de los demás; para que la incomprensión y la falta de escrúpulos morales, no sustituyan sin ningún recato a la discreción, la honradez y la hombría de bien.
Y, por último, se orientó de una representación del subastador de la plaza de abastos quejándose de las desavenencias y malos tratamientos que experimentaban sus sirvientes con los reos y carceleros por la comida que les sufragaba; y habiendo el Ayuntamiento tratado sobre el particular, y a fin de evitar los disturbios y desorden que de esto dimanaría, expidió le siguiente providencia: “Sin embargo que los señores alcaldes quedan encargados de mirar por el buen tratamiento y asistencia de los reos, se comisiona al señor Regidor don Carlos Infante para que cele y observe la clase de alimento que se les sufraga; y hágase saber al interesado que el Ayuntamiento espera cumpla exactamente con su contrata y del modo que corresponde a su honor y hombría de bien”.
Es lícito el ataque político a los hombres, a los programas y a los principios ideológicos; pero es de hombría de bien hacerlo francamente y no en forma artera; úsese la invectiva política, pero suprímase lo que sea injuria, difamación o calumnia.
A los intelectuales que avinieron su independencia con la necesidad de servir a las causas populares y no humillaron su talento frente al poder, ni lo sometieron al odio, ni lo sacrificaron al prestigio de la soberbia, ni lo hicieron estéril por egoísmo, ni lo vendieron o lo regalaron a turbios intereses extranjeros. A los soldados de la nación que entregaron su hombría y su lealtad para salvaguardar a la patria de su integridad.
Arias Ugalde, ha venido escribiendo páginas rotundas de triunfos, de labores cumplidas, que se han definido a fuerza de talento, de hombría y de lucha.
Y se instala ante su pupitre, medio idiotizado, ebrio de pena y tronzado de impotencia. ¿De qué sirven la hombría de bien, la rectitud?