inanimado


También se encuentra en: Diccionario.
  • adjetivo

Sinónimos para inanimado

desmayado

Ejemplos ?
Al instante, aunque el cuerpo del pañero colgaba totalmente flojo e inanimado, su brazo se levantó y su mano empezó a agitarse alegremente como el rabo de un perro que ve a su amo.
Con otra atravesó fácilmente al jabalí. »Así murió Tlepolemo, y saliendo sus criados de nuestros escondites, corrimos a rodear su inanimado cuerpo.
Contempló por un momento el inanimado cuerpo del indio y con todo conciliador dijo al mozo que aguardaba con el látigo en la mano: -Déjalo, por ahora.
Tanta mole el altísimo Arquitecto al cielo levantó, para que encumbre su vuelo el alma a tan sublime aspecto y a hollar aspire la celeste cumbre; para que santo religioso afecto llegue a ser del espíritu costumbre, y sea aquí Naturaleza templo, donde aún nos dé lo inanimado ejemplo.
En efecto, todo cuerpo, que es movido por un impulso extraño, es inanimado; todo cuerpo que recibe el movimiento de un principio interior, es animado; tal es la naturaleza del alma.
Esta última, producto de su falsa abstracción, es efectivamente un ser estúpido, inanimado, inmóvil, incapaz de producir la menor de las cosas, un caput mortum, una rastrera imaginación opuesta a esa bella imaginación que llaman Dios, ser supremo ante el que la materia, la materia de ellos, despojada por ellos mismos de todo lo que constituye la naturaleza real, representa necesariamente la suprema Nada.
¿No cree usted, señorita, que éste me quería de veras V Y la condenada vieja acariciaba con la mano al inanimado animal, cuyo esqueleto temblaba sobre su armazón de alambres.
Clara le estrechó contra su pecho y le dijo dulcemente pero seria: ?Nataniel, querido Nataniel, ¡arroja al fuego esa loca y absurda historia! Nataniel se levantó indignado y exclamó apartándose de Clara: ?Eres un autómata inanimado y maldito.
Cada persona, animal u objeto inanimado del planeta tiene una cara simbológica que identifica a toda la especia llamada 'Clancer'.
Encontramos al totemismo en América y Oceanía, y al parecer es una creencia inherente al hombre primitivo más que una difusión global transmitida entre culturas y etnias. El tótem es un ser animado o inanimado del cual un grupo de personas dice y cree descender.
Los sustantivos algonquinos tienen un constraste animado/inanimado: los sustantivos que representan seres animados (y algunos objetos tradicionales vistos como poseedores de poderes espirituales) se clasifican como animados, mientras que todos los demás son inanimados.
La distinción de prominencia basada en la oposición animado/inanimado hace que muchas lenguas algonquinas exista la oposción entre.