inca

(redireccionado de incas)
También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • sustantivo

Sinónimos para inca

inga

Sinónimos

Sinónimos para inca

incaico

Sinónimos

Ejemplos ?
El buscó ocupación á los espíritus inquietos, destinando á unos á la empresa de desaguar la laguna en que, según la tradición, existe la gran cadena de oro de los Incas, y empleando á otros en la exploración del estrecho de Magallanes.
KEEN, Benjamín, La Imagen Azteca, Fondo de Cultura Económica, México, 1984 KINGSBOROUGH, Lord, Antigüedades de México, Secretaría de Hacienda y Crédito Público, México, 1968. KRICKEBERG, Walter, Mitos y Leyendas de los Aztecas, Incas, Mayas y Muiscas, Fondo de Cultura Económica, México, 1971.
Se puede aún determinar los límites que tenía la Nación de los Cañaris al tiempo de la conquista de los Incas, señalando al Norte el Nudo del Azuay, que la separa de los Cacicazgos de Alausí y Tiquizambi; al Sur se encontraban las tribus de los Paltas; al Oriente la Cordillera de los Andes, que separa a los indios salvajes, conocidos hasta ahora con el nombre genérico de Jíbaros, y por el Occidente se extendía el territorio hasta las costas del Pacífico, pobladas en ese tiempo por los Huancavilcas, insiste González Suárez.
Por otra parte, la crueldad y persecución inexorable que ejercitó Atahualpa contra los Cañaris, castigando su traición al haber servido a los Incas para la conquista de los Puruháes y a Benalcázar...
Es entendido que las infractoras incurrían también en excomunión, pues en la ciudad de los Incas, ateniéndome á las muchas excomuniones de que hace mención el autor del curioso manuscrito Anales del Cuzco se excomulgaba al más guapo y á la más pintada por un quitame esa pulga que me pica.
Los buenos habitantes de la imperial ciudad de los Incas miraban con tal respeto al franciscano, que no se encontró enlre ellos motilón que no creyese, á pie juntillas y como ver- dad evangélica, cuanta palabra salía de los inspirados labios del recoleto.
La teogonia ó culto religioso de los Incas, no está aún sufi- cientemente estudiada, ni hay datos fijos, sino contradictorios, para formarnos de ella ima idea clara.
Otro argumento en el que, como en el de los quipvs, están uniformes todos los cronistas de Indias, es el de la organi- zación que los Incas daban á sus ejércitos y aun á sus pue- blos, lo que les permitía tener una base firme para la formación de un exacta censo y cobro de contribución.
Si el Ollantay (y perdónese lo que haya de presuntuoso en esto juicio) es la prueba testimonial que de esa opinión se me presenta, tentado estoy de sostener qu la obra no fué compuesta en época de los Incas, sino cuando ya la conquista española había echado raíces en el Perú.
Como labor histórica, hay que convenir en que la señora Matto de Turner ha sabido explotar el rico filón de documentos escondidos en los empolvados archivos de la imperial ciudad de los Incas, tarea patriótica que hombres han desdeñado aco- meter, y que, con cumplido éxito, ha conseguido realizar mi predilecta amiga.
Servicio, y grande, ha hecho, pues, á la Historia y á las letras el inteligente señor Carrasco, contribuyendo á popularizar con el atractivo que brindan los buenos versos de su traduc- ción, una de las más hermosas leyendas de la época de los Incas
Hablemos ahora de este punto con alguna extensión. Los indios primitivos de Zaruma habían desaparecido debido al rigor de los Incas.