incendiar

(redireccionado de incendiaban)
También se encuentra en: Diccionario.
  • verbo

Sinónimos para incendiar

encender

Sinónimos

Ejemplos ?
Y esbozaba mis veranos acordándome a tus playas, consonándome a tu vientre y a tus trópicos... llamas que nos incendiaban. Y modelaba tus huertos con mis trigales para resembrar con alas tus cantares...
Los labriegos y los campesinos sufrian las despredaciones'mas feroces de los soldados realistas, que talaban, robaban e incendiaban sus campos y sus chozas, cou la mas estoica abnegación, sin delatar al heroico guerrillero.
Los indios arbacos, belicosos por carácter y arrojados por resentimiento, no perdonaron medio alguno para acabar con los españoles, y para conseguirlo después de acometer los unos la retaguardia de Losada, incendiaban los otros la montaña para envolver sin recurso a sus enemigos.
La tierra había perdido el equilibrio, suponían, y se aproximaba a su estrella vorágine. Todo se quemaba, la lumbre brotaba de los suelos y ciu-dades completas se incendiaban.
Los iraquíes se llevaron la peor parte ya que sus bajas oscilaron entre los 25.000 y 30.000 muertos. Mientras los iraquíes se retiraban incendiaban los pozos de petróleo de Kuwait.
Después de este acontecimiento, fueron condenados a morir en la hoguera, por lo que fueron arrojados al fuego, pero de acuerdo con los reportes de Odorico, los frailes no sufrieron heridas, acto seguido se dice que se les agregó aceite y aun así no se incendiaban.
Mientras esta germinaba, Pizarro fundaba la ciudad de Lima, Diego de Almagro salía hacia la conquista de Chile y el 6 de mayo de 1536 los ejércitos de Manco atacaban e incendiaban el Cuzco donde un reducido número de españoles contuvieron y vencieron las numerosas fuerzas indígenas.
Presentaban, por ello, graves averías como fatales fugas de aceite, temperaturas superiores a los 350 ºC, y en consecuencia los aviones se incendiaban, incinerando a los pilotos u obligándolos a lanzarse al vacío (sin paracaídas, ya que aparecería varios años más tarde).
Al atardecer del 18 de junio de 860, una flota de en torno a 200 naves de Rus penetraron en el Bósforo e iniciaron el saqueo de los suburbios de Constantinopla (Antiguo eslavo oriental: Tsargrad, Nórdico antiguo: Miklagarðr). Los atacantes incendiaban las casas y ahogaban y apuñalaban a los residentes.
Su origen está ligado a la práctica de la quema de judas durante el Virreinato cuando se incendiaban representaciones de Judas Iscariote junto con herejes sentenciados por el Santo Tribunal de la Inquisición.
Pero el movimiento no se extinguió con esta derrota y durante tres años hubo guerra de guerrillas (montoneras) que atacaban de sorpresa las guarniciones militares, los bancos, las embarcaciones fluviales, las estaciones del tren y las propiedades de particulares, incendiaban, pedían rescate y se retiraban a la espesura de la montaña.
En una de las escenas había que filmar el incendio del pueblo (de acuerdo con el argumento, las fuerzas realistas entraban y lo incendiaban pues se habían dado cuenta de que el traidor era el sacristán).