inconfesable


También se encuentra en: Diccionario.
  • adjetivo

Sinónimos para inconfesable

Ejemplos ?
Cuenta con las actuaciones estelares de Gabriel Corrado, Gabriel Goity y Favio Posca La “Brigada 24” es un espacio que nadie elige habitar, hacía allí son enviados efectivos de la policía que han cometido algún ilícito o deben purgar algún “pecado inconfesable”, esos que vulneran el código de la fuerza.
Persona que prolonga su tratamiento, también por una intención inconfesable, hacen que incurra en el incumplimiento de las pautas del tratamiento indicado.
En muchos de estos casos no hay un móvil inconfesable, sino simplemente una conducta orientada por abandono de sí o el temor ante prolongar el sufrimiento, que hacen que el paciente no termine su tratamiento.
Jacqueline Pearce provocó particularmente divisiones: uno la describió diciendo que era alguien a quien "podría verla hasta abriendo un sobre", otra diciendo que su "sobreactuación" era un "vicio inconfesable" para ella, y el tercero diciendo que no lograba "cogerle el punto a Jacqueline Pearce".
28-31. “La sociedad inconfesable. Ensayo sobre la falta de comunidad”, Archipiélago: Cuadernos de crítica de la cultura, nº 49, 2001, pp.
Campeón de España, el triunfo asalta al Pibe Medrano de forma tan rápida que, junto a un secreto inconfesable y un amor imposible, echará por tierra sus éxitos deportivos.
Se la etiquetó a su pesar en el género de destape y continuó trabajando, entre otros, con Antonio Mercero (Las delicias de los verdes años, 1976), de nuevo con Grau (El secreto inconfesable de un chico bien, 1976), José Luis Merino (Marcada por los hombres, 1976), Leon Klimovsky (Secuestro, 1976), Jacinto Molina (El huerto del francés, 1977), Tonino Ricci (Pasión, 1977), Omiros Efstratiadis (La amante ambiciosa, 1982) y Rafael Villaseñor (Piernas cruzadas, 1983).
1973 El espanto surge de la tumba de Carlos Aured 1973 Autopsia de Juan Logar 1973 El asesino no está solo de Jesús García de Dueñas 1974 El último proceso en París de José Canalejas 1974 El asesino no está solo" de Jesús García de Dueñas 1974 Siete chacales" de José Luis Madrid 1975 El secreto inconfesable de un chico bien de Jorge Grau 1975 Las alegres vampiras de Vögel de Julio Pérez Tabernero 1976 La trastienda de Jorge Grau 1976 Señoritas de uniforme de Luis María Delgado 1976 Las delicias de los verdes años de Antonio Mercero 1976 Los hijos de...
En sus pácinas encontraréis a la excepcional criatura humana, imposible de olvidar para quienes, siquiera de una manera efímera, la hayan conocido.: La novela participa del más ortodoxo realismo, donde las visiones subietivas están tratadas con la autenticidad minuciosa de un documento, y de un submundo psicológico, concéntrico a la acción y disimulado en ésta, que no pertenece al realismo, sino a ese nervioso impresionismo mágico donde el fantasma de cada Personaje se revuelve, se agita dentro de su funda humana y social con toda la angustia de los sentimientos encontrados, del limo inconfesable de eso que con precisa imprecisión se ha llamado el otro yo.
Laura es una bella joven de clase alta quien regresa a Ciudad de México tras haber culminado sus estudios en Ginebra, pero su vuelta al hogar termina siendo una de las peores decepciones de su vida ya que además de enterarse que Julia, su madre, mantiene desde mucho antes de quedar viuda un romance con Daniel (un interesado apoderado taurino más joven que ella), aquella le revela el inconfesable secreto acerca de su padre de mantener relaciones con sus alumnos, lo que termina por destruir la especial relación que tenía Laura con él.
Contemporáneo y amigo de José Lezama Lima y Virgilio Piñera, fue encarcelado y torturado, llegando a admitir lo inconfesable y a renegar de sí mismo.
Se ha sugerido que el anciano representa en el cuento a la figura paterna y que su "ojo de buitre" puede sugerir algún secreto inconfesable.