inconmovible

(redireccionado de inconmovibles)
También se encuentra en: Diccionario.
  • adjetivo

Sinónimos para inconmovible

Ejemplos ?
El Señor, cuyas decisiones son inconmovibles, Enlil, que hace germinar de la tierra la simiente del «país», Imaginó separar el Cielo de la Tierra, Imaginó separar la Tierra del Cielo.
Las relaciones inconmovibles y mohosas del pasado, con todo su séquito de ideas y creencias viejas y venerables, se derrumban, y las nuevas envejecen antes de echar raíces.
En estos momentos rindo tributo a las fuerzas armadas de la República, por ese movimiento idealista que se confunde con las sentidas aspiraciones del pueblo, porque ellas han querido depurar nuestro régimen, y reconstruirlo sobre nuevas bases sólidas e inconmovibles.
Toda cuestión que surgiese entre ambos países, ya sea con motivo de esta transacción o por cualquiera otra causa, será sometida a la decisión de una Potencia amiga, quedando en todo caso inconmovibles los límites estipulados en el presente arreglo.
Lo sabéis, señores: todas las verdades se tocan, desde las que formulan el rumbo de los mundos en el piélago del espacio; desde las que determinan las agencias maravillosas de que dependen el movimiento y la vida en el universo de la materia; desde las que resumen la estructura del animal, de la planta, de la masa inorgánica que pisamos; desde las que revelan los fenómenos íntimos del alma en el teatro misterioso de la conciencia, hasta las que expresan las acciones y reacciones de las fuerzas políticas; hasta las que sientan las bases inconmovibles de la moral; hasta las que determinan las condiciones precisas para el desenvolvimiento de los gérmenes industriales; hasta las que dirigen y fecundan las artes.
En el deseo de conocer todas las opiniones y de buscar la cooperación de todos los chilenos para ejecutar en la mejor forma posible la obra de salvación nacional en que estamos empeñados y para cimentar el país sobre bases institucionales inconmovibles, se nombró, por decreto supremo de fecha 7 de Abril, una Comisión Consultiva de 56 miembros, en la cual están representadas todas las tendencias y todos los intereses nacionales.
Spinoza, se lo ha enseñado, las lecturas científicas, le han mostrado el universo como una eterna reunión de átomos, regida, desde los millones de soles que arden en el fondo del infinito hasta el centro misterioso de la conciencia humana, por leyes oscuras e inconmovibles, que no revelan una voluntad suprema tendiente al bien...
–Así, cuando los hombres capaces de ser partidos, -cuya razón inmanente y cuyo prestigio están dentro de sí, como en la vida en el fruto, -cifran su potencial creador y dinámico en el pueblo, en una poción del pueblo al menos, no temen las ráfagas eventuales de las pamperadas políticas: en medio de la tormenta dan la sensación confortante de su impavidez y de su confianza, porque sus raíces inconmovibles están en la conciencia, hondamente protegidas, de todos los hombres que sienten la maternal necesidad de nutrirlas con el amor de lo propio y de lo bueno!
Aspiraba nada menos que a resucitar a los ojos de sus compatriotas nuestro pasado –es decir, el presente de sus bisabuelos–, y conocedor del engaño de cuantos lo intentaban a pura fantasía, buscaba y rebuscaba en todo género de viejas memorias para levantar sobre inconmovibles sillares el edificio de su erudita ciencia histórica.
Nada está escrito, nada ha sido reducido a obligaciones y derechos. Son lazos flexibles, cambiantes en lo contingente, inconmovibles en lo que tienen de intimidad, de profunda identificación.
¿Quiénes permanecerán inconmovibles por el engaño que presentará entonces, cuando profese ser Cristo y sea solamente Satanás que personifica a Cristo, y que aparentemente realiza las obras de Cristo?-2MS 455 (1897).
Qué es el sello de Dios Tan pronto como el pueblo de Dios sea sellado en su frente -no se trata de un sello o marca que se pueda ver, sino un afianzamiento en la verdad, tanto intelectual como espiritualmente, de modo que los sellados son inconmovibles-, tan pronto como sea sellado y preparado 224 para el zarandeo, éste vendrá.
Miguel Peña, fue la de un político de elevadas miras, la de un hombre de Estado en la acepción más pura del término y la de un legislador constituyente que sabía a ciencia cierta que era necesario trabajar con los materiales aportados por la realidad circundante para llevar a feliz término la exigente tarea de echar las bases constitucionales y políticas sólidas e inconmovibles de la naciente República.
Toda la investigación histórica o sociológica debía estar basada en esas inconmovibles asunciones previas, no pudiendo divergir en sus eventuales hallazgos.
Con posterioridad, la validez de las demostraciones pavlovianas ingresarían al mundo científico occidental y se transformarían en aportes inconmovibles de la Biología, y, en cierto modo, de toda una corriente de enfoques de explicaciones para psicología normal y psicopatológica, dando lugar a numerosas corrientes terapéuticas orgánicas o mentales.
No ríen, no lloran, son la dignidad, el saber. ¡Oh, faros inconmovibles de la ignorancia humana! Con ceño adusto, yerguen el busto.
Una cosa muy diferente es la gente cuya totalidad de pensamiento y acción se balancea en el movimiento continuo, rejuveneciendo y otra cosa es la gente que es fiel a sus convicciones: las convicciones en sí mismas permanecen inconmovibles, no laten continuamente, renuevan la sangre arterial mediante el corazón, pero congelan, como si fueran cuerpos sólidos y aún cuando simplemente ganadas y no asentadas en la cabeza, son seguramente algo positivo y lo qué es más, cuentan como algo sagrado.
Una educación realista, por lo tanto, bien puede producir individuos fuertes, diligentes y saludables, hombres inconmovibles, corazones leales; y desde luego que es una ganancia inapreciable para nuestro género; pero los caracteres eternos, esos cuya constancia únicamente consiste en el incesante flujo de la creación de su personalidad a cada momento - y que son por lo tanto eternos porque se forman a sí mismos constantemente, porque colocan los temporales intereses de su aspecto real y la actividad creativa de su espíritu, sin marchitarse o envejecer, en lo eterno, manteniendo la frescura; esos no resultan de esa educación.