incuria


También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • sustantivo

Sinónimos para incuria

Sinónimos para incuria

apatía

Ejemplos ?
Y aténgome a la tradición, porque los frailes mercenarios han tenido la desdicha o incuria, que da lo mismo, de no poseer, como los otros conventos del Perá, cronistas que historiasen los principales sucesos de su orden.
Tiempo es ya de reparar este descuido, encomendando los alcaldes a nuestros más aventajados pintores copia del que existe en la Biblioteca Nacional de Lima, retrato que empieza a deteriorarse, más que por el transcurso de tres siglos y cuarto, por la incuria en que antes se le tuvo.
Lo coge, lo besa con ardor, su boca aparta cada uno de los dedos y su lengua recoge con el más vivo entusiasmo esa materia negruzca y hedionda que la naturaleza deposita entre los dedos y que la incuria multiplica.
Y la ingrata incuria deja que en tus embotados filos y dorado pomo teja t extienda Aracne sus hilos; mas quien tan poco semeja a su padre esclarecido y más que al virtuoso Marte sigue a Baco y a Cupido, es bien que de sí te aparte y te condene al olvido; Y que de verte se ofenda quien solo de fácil juego lidia en infame contienda, en donde, demente y ciego, pierde la heredada hacienda.
Desde la famosa retirada de Camarones, algunos hombres públicos de Bolivia empezaron a imaginarse que su incuria en la guerra y su alejamiento del Perú les servirían de título para que Chile les cediera Tacna y Arica.
Hoy los famosos techos del claustro son pasto de la polilla. ¡Nuestra incuria es fatal! Los lienzos, obra de notables pintores del viejo mundo y en los que el convento poseía un tesoro, han desaparecido.
Pero en 1841, después de la batalla de Ingari, se supo que la histórica daga existía en La Paz, y allí fue entrarles a los cuzqueños fiebrecilla por recobrar lo que la incuria peruana daba por perdido y muy perdido.
Llena está de pasión y de bruma, tiene ley en un torpe atavismo, y es el cierzo del mal una pluma... ¡Oh pobreza! ¡Oh incuria! ¡Oh abismo!
Las leyendas resultaron ser recuerdos folklóricos de las calumnias de los eugenesistas, cuyo cuartel general se encontraba en Vineland, Nueva Jersey, y quienes acometieron las "reformas" de costumbre contra la "miscegenación" y la "debilidad mental" en los Barrens (intuyendo la publicación de fotografías de los Kallikaks, cruda y obviamente retocadas para hacerlos parecer monstruos de la incuria).
Obvio es que los privilegiados magos (de donde viene la palabra maestro: magis, magister; el que sabe más) o sacerdotes se enfocaran en el grámatos (escritos “sacros”) heredado de mitos, acciones instrumentales, estratégicas y comunicativas, según terminología de Habermas, y que un Hesíodo o un Homero, fueran leídos con una hermenéutica rigurosa que se extiende hasta la Edad Media: cuidado de que el texto estuviera bien escrito, bien pronunciado, bien leído, bien descifrado. Ninguna incuria debía cometerse en la manifestación escritural para el sostén de una ideología sin cambios.
Mejor que entonces no vivas para evitarte problemas y déjate de anatemas no sea que tú los recibas. La bruja descomunal era estallidos de furia majestuosa y sin incuria estallaba en flor del mal.
En estos lugares ya deben estar presentes los hombres de ciencia, especializados en la materia, que, con el apoyo del Estado, se dediquen a serias investigaciones y más pistas para enriquecer la Historia Nacional y la de estos pueblos orenses, contando con estos valiosos testimonios de la antigüedad, que se están perdiendo entre las selvas tropicales y la incuria de los tiempos.