Ejemplos ?
Así como es indiferente que pongas un enfermo en una cama de madera o en una de oro, pues donde quieras que lo cambies, se llevará con él la, enfermedad, tampoco tiene importancia que un alma enferma sea puesta en la riqueza o en la pobreza; su mal la sigue a donde vaya.
arta XLIXLa vida es breve Sin duda querido Lucilio, es hombre indiferente y olvidadizo aquél a quien le hace falta la vista de ciertos países para que reviva el recuerdo de un amigo; y asimismo, los lugares que frecuentamos con él despiertan la añoranza soñolienta en nuestro corazón, y no dejan extinguir la memoria, antes la despiertan si duerme, de igual manera que el difunto, a pesar de dormido por el tiempo, es renovado por su esclavo favorito, o por su vestido, o por su casa.
Miró a su madre con expresión indiferente la muchacha, y dijo: -Pero si no tengo ganas de abrir la boca tan siquiera, maresita -le repuso.
En el curso de mi vida política he dado suficientes pruebas de que no aspiro al poder, á cargo, ni empleo de ninguna causa; pero he contraido también graves compomisos para con el país por su libertad é independencia, para con mis compañeros de armas, con cuya cooperación he dado cima á difíciles empresas, y para conmigo mismo, de no ser indiferente á los males públicos.
Después de un rato dijo: — En aquel árbol hay dos halcones. Volvieron la vista indiferente a un buey que pasaba y continuaron mirando por costumbre las cosas.
Allí, desde uno u otro palco, seguimos las historias del film con un mutismo y un interés tales, que podrían llamar sobre nosotros la atención, de ser otras las circunstancias en que actuamos. Desde uno u otro palco, he dicho; pues su ubicación nos es indiferente.
-¿A que no sabes a lo que vengo?, -preguntóle la Garibaldina, al par que se arreglaba, mirándose en el espejo, las flores graciosamente prendidas en su negrísima guedeja. -Tú dirás -repúsole Lola con acento indiferente.
y camina sin tregua por mi semblante mustio hasta que el alba llega. ¿Es compasiva? ¿Es mala? ¿Indiferente? Vela mi sueño, y cuando escribo silenciosa me observa. ¿Me compadece acaso?
Apenas un pueblo llamado egipcio había empezado a dar muestras de avance y con una mirada indiferente, las divinidades de las arenas, los miraban pasar en sus rústicas caravanas de camellos llevando piedras traídas de las distantes montañas.
La sabida eterna lucha entre Tezcatlipoca y Quetzalcoatl, no era exactamente la mitificación pregonada de la lid entre el bien y el mal, en sentido euroasiáticoafricano, sino la guerra florida entre permanecer entidad biológica indiferente, sierva de los placeres sensoriales de nuestra animalidad (comida, bebida, sexualidad, diversión, egoísmo) o trascender rumbo al perfeccionamiento del todo natural, social y cultural.
Y como al sol le importaba un bledo si despedía mucho calor o no; él seguía su curso tan contento a través del espacio infinito sin darse cuenta siquiera de los sofocones que producía en la animalidad terrena. Y luego ni las intrépidas nubes osaban atravesar el cielo para atajar un poco los rayos del gran astro indiferente.
El chico ha de pensar y hablar lo que interese al grupo social donde se desenvuelva y así ha de prepararse para ser competente en los usos donde el lenguaje intervenga: conversaciones, discusiones, debates, informes, minutas, resúmenes, foros, seminarios, congresos, periodismo, goce literario y artístico, entre otros; el educando no puede permanecer indiferente ante el mundo cambiante que le rodea y su intervención reflexiva y creativa se hace necesaria.