infamar

(redireccionado de infamado)
También se encuentra en: Diccionario.
  • verbo

Sinónimos para infamar

Ejemplos ?
Que los platónicos dicen que los poetas han infamado a los dioses con sus ficciones, haciéndolos combatir entre sí, siguiendo contrarias opiniones, siendo este oficio propio de los demonios y no de los dioses CAPITULO VIII.
Que sepades conviene, oh letores, ca en tal ocasión la justicia de estonce, afanosa por non le dejar al crimen el su triunpho e salvamento, propósito facía de afincar el baldón e la infamia cabe el nom del ome que delinquió, e tal cuantía de ludibrio allegaba potente a los fijos de los fijos e fijas del reo, seyendo aquesa la razón por qué el nome infamado del reo fugoso padrón de inominia fincaba perpetuo.
En Franconia, por el último vecino que se había casado. En Renuting, por el último magistrado, sin que ninguno de estos ejecutores quedara infamado de ello en la pública opinión.
El “Atahualpa” después de haberse detenido a pocos kilómetros del Callao frente a la isla San Lorenzo, al colapsar sus motores en mayo de 1879, fue inmovilizado en el puerto limeño hasta enero de 1881. El 27 de febrero de 1880, Arica fue atacada por buques de guerra chilenos: el infamado “Huáscar” y la corbeta “Magallanes”.
Voy a empezar diciéndote que me culpo terriblemente. Aquí sentado en esta celda oscura, vestido de presidiario, infamado y hundido, me culpo.
El uso de esta fuerza especial no se dejó esperar y fue puesta al servicio del infamado Odilo Globocnik para las represiones en la región de Zamosc, Globocnik las utilizó en las matanzas de poblaciones del límite entre Polonia y Bielorrusia provocando un éxodo de población judía hacia los bosques bielorrusos y quienes prontamente se transformaron en partisanos pro-soviéticos.
De este modo, a pesar de las negativas de Stanley Lord, su nombre quedó infamado como un ser de alma pusilánime ante la tragedia, fue despedido de la Leyland Lines Mercantile Co.
Después Thomson en un alarde de arrojo decide realizar un segundo ataque a la plaza, resolviendo detener a cañonazos un transporte militar ferroviario y de pasada espolonear al Monitor BAP Manco Capac al mando del infamado capitán Juan Guillermo More Ruiz, el monitor fluvial formaba parte de las defensas y ocasionalmente salía del puerto.
Ni Carlos IV ni Manuel Godoy, su «primer ministro», se atrevieron a hacer frente a los que apoyaban a la Inquisición a pesar de que Godoy reprobaba los métodos usados por la Inquisición, tal como lo manifestó en una carta a Eugenio Llaguno y Amirola: En 1796, cuando el proceso contra Ramón de Salas estaba a punto de concluir, el mismísimo Manuel Godoy fue denunciado por tres frailes a la Inquisición por llevar una vida licenciosa y por ser sospechoso de ateísmo, con lo que se cumplía su aseveración de que «el más cauto servidor del rey está expuesto a ser sorprendido e infamado».
Bien lo sabía, y estaba convencido que conseguiría renombre en el «tan mal infamado» Chile, pues mientras más difícil la empresa, más fama para el emprendedor.
Los leones heráldicos se dibujan con el sexo al descubierto, es decir, enteros. Si así no se hiciera, habría que calificarlos con el vocablo infamado.
Tampoco podían obtener el hábito de la Orden aquellas personas que tuvieran raza ni mezcla de judío, musulmán, hereje, converso, por remoto que fuera, ni el que hubiera sido o descendiera de penitenciado por actos contra la fe católica, ni el que hubiera sido o sus padres o abuelos procuradores, prestamistas, escribanos públicos, mercaderes al por menor, o hubieran tenido oficios por los que hubieran vivido o vivieran de su esfuerzo manual, ni el que hubiera sido infamado, ni el que hubiera faltado a las leyes del honor o ejecutado cualquier acto impropio de un perfecto caballero, ni el que careciera de medios decorosos con los que atender a su subsistencia.