Ejemplos ?
—A ver —dijo el Juez—, un vaso de agua para que se refresque. —Uno de hiel te haría yo beber, infame. Un negro petiso púsosele al punto delante con un vaso de agua en la mano.
—¿No sabes que así lo dispuso el Restaurador? —Lo dispusísteis vosotros, esclavos, para lisonjear el orgullo de vuestro señor y tributarle vasallaje infame.
Después que vi ser todo ruego vano e imposible que hubiese valimiento; y siempre más impúdico y villano lo vi llegar a mí, como oso hambriento; brava me defendí con pies y mano, y uñas y dientes de su infame intento: le arañé el rostro, le arranqué el cabello aullando por su bárbaro atropello.
Así retengo por más sabio jüicio que de un merlón colgado sea en peso, porque, hecho este notable mandamiento, le sirva a todo infame de escarmiento.» Fue en confirmar cuanto Martán decía, sin previo aviso de él, su amante presta.
Aquél es heredero de su linaje, en cuyas obras se admiran los valientes, en cuyas palabras se oyen los sabios. El noble infame no es hijo de nadie, porque de quien no lo es no lo puede ser, y de quien lo es no lo sabe ser.
Sintiéndolas libres el joven, por un movimiento brusco en el cual pareció agotarse toda su fuerza y vitalidad, se incorporó primero sobre sus brazos, después sobre sus rodillas y se desplomó al momento murmurando: —Primero degollarme que desnudarme, infame, canalla.
Era una vergüenza, un oprobio lo que pasaba entre nosotros; todas nuestras glorias estaban eclipsadas; nuestras nobles tradiciones, olvidadas; nuestro culto, bastardeado; nuestro templo empezaba a desplomarse, y, señores, ya parecía que íbamos resignados a inclinar la cerviz al yugo infame y ruinoso; apenas si algunos nos sonrojábamos de tanto oprobio.
Debía Ptolomeo a Pompeyo su reino en su padre; y cuando se vino perdido a cobrar agradecimiento tan justo, trujo a propósito del tirano los beneficios que le había hecho, para que, violándolos, diese más precio a su traición en los ojos de su enemigo, a quien granjeó con su cabeza. Peor fue César que Ptolomeo, pues matándole no castigó la infame confianza que le sería agradable tan fea abominación.
Son esas grietas, esas heridas abiertas, y no las grandezas de nuestra casa, las que también nos han obligado a caminar hasta aquí, entrelazando nuestro silencio con nuestros dolores, para decirles directamente a la cara que tienen que aprender a mirar y a escuchar, que deben nombrar a todos nuestros muertos –a esos que la maldad del crimen ha asesinado de tres maneras: privándolos de la vida, criminalizándolos y enterrándolos en las fosas comunes de un silencio ominoso que no es el nuestro–; para decirles que con nuestra presencia estamos nombrando esta infame realidad que ustedes...
15 En las esperas de una angustia rota se me desliza el segundero infame y caigo a gotas en mullidos lechos que se olvidaron de pasiones tiesas.
Tienen acabado y mendigo el mundo, no los premios que se piden por los servicios sino los premios que se piden por los premios. Infame modo de enriquecer han hallado los facinorosos: pedir que les den porque pidieron, y luego piden que les den porque les dieron.
(206) Y al son del aplauso ronco En el balcon recostado Asi en tono sosegado El conde á su esposa habló: «Blanca, á la infame Argentina »Del mismo modo aplaudieron, »Y al cabo la maldijeron »Y al cabo la maté yo.