Ejemplos ?
¡Oh, en el azul, vosotras, viajeras golondrinas que vais al joven Duero, zagales y merinos, con rumbo hacia las altas praderas numantinas, por las cañadas hondas y al sol de los caminos; hayedos y pinares que cruza el ágil ciervo; montañas, serrijones, lomazos, parameras, en donde reina el águila, por donde busca el cuervo su infecto expoliario; menudas sementeras cual sayos cenicientos; casetas y majadas entre desnuda roca; arroyos y hontanares donde a la tarde beben las yuntas fatigadas; dispersos huertecillos, humildes abejares!
Muerto de fatiga, de inanición y de pesadumbre: solo en la oscuridad de aquel rincón infecto; sin recursos, sin una ayuda, sin un socorro, sin ver a su lado en los siempre terribles últimos instantes, no ya un amigo –que ninguna amistad le acarició jamás– pero siquiera un rostro humano que le lanzara una mirada de misericordia: la mirada de lástima que arranca el espectáculo de una bestia moribunda.
En la misma ciudad de Cartago, Inocencia, mujer devotísima y de las principales señoras de aquella ciudad, tenía un cáncer en un pecho, dolencia, según dicen los médicos, que no puede curarse con medicamento alguno, y por eso se suele cortar y separar del cuerpo el miembro infecto donde nace, para que el doliente viva algún tiempo más, porque, según sentencia de Hipócrates, como dicen los físicos, de allí ha de resultar la muerte, y más o menos tarde es necesario abandonar del todo la cura.
Tu-Pay-Chong, que significa "el que se hace el loco", llegó a ser gran ministro de negocios extranjeros y su paso por el Estado dejó la misma huella sombría que deja en el mar amarillo la excreción del pez infecto; Lan-Gay-Ton, que pasara hasta por orador y hombre de bien en el reinado de Kon-Sin-Zak, se vendió por limitada merced; y el resto, de menos cínicos y más resignados, se conformó con el, en Siké, triste papel de honrados.
;Artículo 291 El Consejo Provincial de Sanidad dará preferente atención a los lugares alejados carentes de recursos, y a la prevención y profilaxis de las enfermedades infecto-contagiosas, la represión del alcoholismo, las toxicomanías, las endemias y epidemias periódicas de origen animal, la desnutrición, falta de higiene, promiscuidad y enfermedades venéreas.
La cara de sufrimiento de Kandyra cuando su hijo llevó la boca al seno inmundo, al seno infecto, no puede describirse: ¡era un poema!
Sin duda la carencia de alimento suficiente y el aire infecto y corrompido de la celda, habían debilitado de tal modo su organismo que la enfermedad había hecho presa en él con inusitada violencia.
El monte estaba infecto de la matanza de variadas fieras, y, ya el día mediado, de las cosas había contraído las sombras, y el sol por igual de sus metas distaba ambas, 145 cuando el joven, por desviadas guaridas a los que vagaban, a los partícipes de sus trabajos, con plácida boca llama, el hiantio: “Los linos chorrean, compañeros, y el hierro, de crúor de fieras, y fortuna el día tuvo bastante.
Sirva todo, no sólo a dirigir la índole tierna de tu hijo al bien, que en desunión eterna está con la ambición y la mentira, sino a purificar en algún modo el aire infecto que doquier respira.
Sin cerrar los ojos, pensó un rato en lo que aquello significaba dentro de sus escalofríos y del roce de los vasos abiertos de su herida con el fango infecto del Yabebirí, y adquirió entonces, nítida y absoluta, la comprensión definitiva de que todo él también se moría —que se estaba muriendo.
n los rincones húmedos de las viviendas miserables, se producen seres obscuros, viscosos, las más de las veces torpes, que empeñan también la lucha por la vida, explotando el medio que los produce, el lodazal infecto, mefítico y malsano, sin el cual su existencia no vendría a provocar la repugnancia de otros seres que se desarrollan en medios diferentes.
uando se haga en ti la sombra; cuando apagues tus estrellas; cuando abismes en el fango más hediondo, más infecto, más maligno, más innoble, más macabro,-más de muerte, más de bestia, más de cárcel,- tu divina majestad: no has caído todavía, no has rodado a lo más hondo… si en la cueva de tu pecho, más ignara, más remota, más secreta, más arcana, más oscura, más vacía, más ruin, más secundaria, canta salmos las tristeza, muerde angustias el despecho, vibra un punto, gime un ángel, pía un nido de sonrojos, se hace un nudo de ansiedad.