inflamar

(redireccionado de inflamaba)
También se encuentra en: Diccionario.
  • verbo

Sinónimos para inflamar

Ejemplos ?
El día 5 de Julio se tuvo conocimiento en Machala del sorpresivo i barbaro ataque del Ejército peruano contra nuestras indefensas guarniciones fronterizas y, en la misma noche, más de quinientos voluntarios se alistaron para marchar de inmediato a luchar junto a los bravos soldados del Ejército, pues, más inflamaba la llama del patriotismo, el hecho de que nuestros gloriosos hermanos se batían heroicamente, en una absoluta desigualdad de fuerzas con el enemigo y que la actuación de nuestras guarniciones llegaba al sacrificio, como anunciaban los partes telegráficos.
La casa se había quedado ensordecida y vacía, triste, a pesar del sol que inflamaba el rojo de los claveles en las macetas del balcón y entraba chorreando oro hasta la pared frontera.
En tanto, el cardenal, que estaba a solas con Príapo, sintió que se estiraba el cutis arrugado de su bolas y que se le inflamaba tanto su débil pieza, que enderezó la prepucial cabeza.
Louise, a quien se había recomendado especialmente que no se cambiara las medias ni los zapatos durante más de un mes, ofrece al marqués un pie infecto que hubiera hecho vomitar a cualquiera; pero era precisamente por lo que tenía de sucio y repugnante por lo que inflamaba los sentidos de nuestro hombre.
Entonces, haciéndose la esposa y la virtuosa, se inflamaba ante el recuerdo de aquella cabeza cuyo pelo negro se enroscaba en un rizo hacia la frente bronceada, de aquel talle a la vez robusto y elegante, de aquel hombre, en fin, que poseía tanta experiencia en la razón, tanto arrebato en el deseo.
Murió en 1806 de una hidropesía, a la edad de 58 años. En Fox el corazón inflamaba el genio. Era sincero, tenía rectitud en sus miras, y conocía los verdaderos intereses de su país.
¡Ve cómo arde! Y abriendo la túnica mostró una brasa viva, una especie de enorme rubí, que se inflamaba hacia el lado izquierdo. A su lumbre, la obscuridad se encendió, y fue visible el halo luminoso que cercaba la dulce cabeza de Jesús.
No son dos dioses, no, como allá un día Persia ciega creía; Persia, que cuando el cielo contemplaba, dos poderes contrarios descubría: uno que las estrellas inflamaba, otro que las estrellas extinguía.
Esto era lo único que le divertia, porque su ejercicio, léjos de alejarlo de ella, lo acercaba mas, estaba á su vista, estudiaba sus perfecciones, bebia continuamente con sus ojos los nuevos ardores con que se inflamaba: así acababa una copia y empezaba otra, con el pretesto de hacerlo mejor, y nunca la encontraba bien.
Se levantaba en la ciudad el tinglado para esta solemnidad; aquello inflamaba más aún la imagina­ción ya caldeada del pueblo; se decía públicamente que el patí­bulo en que Jean Calas sufriría el suplicio de la rueda constitui­ría el mayor ornato de la fiesta; se decía que la Providencia traía ella misma aquellas víctimas para ser sacrificadas a nuestra santa religión.
Ya el ígneo sol inflamaba el cenit cuando divisaron a lo lejos unas murallas, una fortaleza y algunas escasas habitaciones, las mismas que ahora ha levantado al firmamento el poderío romano y que entonces formaba la pobre capital del rey Evandro.
Resultaba ridícula aquella emoción que la inflamaba cuando lo veía llegar y platicar alegremente entre las carcajadas de su esposo y de sus hijos.