infortunado


También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • sustantivo

Sinónimos para infortunado

Sinónimos para infortunado

Ejemplos ?
Nos esforzamos por acercarnos otra vez, pero nuestro pequeño bote era como una pluma en el soplo de la tempestad. Nos bastó una ojeada para comprender que el destino del infortunado artista estaba sellado.
Luego, ayudándose de su alfanje, trabajó durante algunas horas hasta que consiguió abrir una tumba, en la cual sepultó al infortunado desconocido.
He aquí lo que contó el infortunado: "-Un mes después que hice ahorcar a los cuarenta antropófagos del rápido de Manba, recordé que en la cárcel permanecía encerrado el niño Gan, y como disponía de tiempo, resolví tomar apuntes respecto al proceso en que el niño declaraba sentir que se metamorfoseaba en hiena.
Matan el caso exacto de la estatua, al sabio, a su bastón, a su colega, al barbero de al lado -me cortó posiblemente, pero buen hombre y, luego, infortunado; al mendigo que ayer cantaba enfrente, a la enfermera que hoy pasó llorando, al sacerdote a cuestas con la altura tenaz de sus rodillas...
Las últimas, pero proféticas palabras del tan va- leroso como infortunado caudillo, fueron:— Compatriotas, la ho- guera que he encendido no la apagarán ya los españoles...
Demetrio con una bellísima limeña, doña Mariana Echevarría, la misma que, en segundas nupcias, casó con el infortunado marqués de Torre-Tagle.
Me pareció que la música que llegaba a mis oídos era la voz misma del infortunado monarca, y di a aquella melodía sollozante el nombre de "el adiós del rey Moro, que Alejandro le conservó.
Cuando esto hubo dicho, le dio un bote en el liso escudo: la fornida lanza atravesó la luciente rodela, clavóse en la labrada coraza y levantó la piel del costado, pero Palas Atenea no permitió que llegara a las entrañas del héroe. Comprendió Odiseo que, por el sitio, la herida no era mortal, y retrocediendo, dijo a Soco estas palabras: —¡Ah infortunado!
Algunos sabios, es cierto, han resistido el impulso de la corriente general y han escapado de caer en el vicio transportándose a la serena región de las Musas; mas oigamos el juicio que el primero y más infortunado de entre ellos hace de los sabios y artistas de su tiempo: "He examinado, dice, a los poetas, y los conceptúo como gentes cuyo talento se impone a ellos mismos y a los demás; que se las dan de sabios, que se les tiene por tales y que no son nada en absoluto." “De los poetas, continúa Sócrates, he pasado a los artistas.
La desventurada Lucía, se encontraba sola, abandonada en tierra de salvajes, y con dos cadáveres a la vista, el del noble y generoso Lara, y el del no menos noble, aunque infortunado Mangora, cuyas virtudes, y caballerescas acciones, habían sido oscurecidas por una pasión desgraciada, que lo llevara a cometer tan odioso crimen, siendo él mismo una de las sangrientas víctimas.
«¡Zenen! ¡Zenen!» -gritó un joven, pasando delante de mí, y dando una palmadita en el hombro al infortunado que me precedía-. «¿Qué tienes, chico?».
¿Para qué preguntar al infortunado qué curiosidad, qué maravilla podría enseñar en aquellas tinieblas malolientes, detrás de la cortina desgarrada?