Ejemplos ?
Empero debió recibir la vida; mas por esto no le había de tener en lugar de padre al que por la injuria había venido al derecho de dar el beneficio.
¿Este derecho, que jamás podrían tener contra un padre o contra una madre, de devolver mal por mal, injuria por injuria, golpe por golpe, ¿crees tú tenerlo contra tu patria y contra la ley?
Por lo que toca a Catón, te dije que no había para qué te congojases, porque ningún sabio puede recibir injuria ni afrenta; y que los dioses nos dieron a Catón por más cierto dechado de un varón sabio, que en los siglos pasados a Ulises o Hércules: porque a éstos llamaron sabios nuestros estoicos por haber sido invictos de los trabajos, despreciadores de los deleites, y vencedores de todos peligros.
Tú aun para hermano menos bueno, fueras bueno; pero habiendo tu piedad hallado en él idónea materia, se extendió con más libertad. Ninguno conoció con injuria su potencia, a nadie amenazó con que eras su hermano.
¿Piensas tú que a tal varón pudo injuriar el pueblo porque le quitó el gobierno y la garnacha, y porque cubrió de saliva aquella sagrada cabeza? El sabio siempre está seguro, sin que la injuria o la afrenta le puedan hacer ofensa.
Así es que uniendo el suyo al grito del Continente indignado declara sin excitación que mirará como injuria y ofensa propia la que en este caso se infiriese a cualquiera de las Repúblicas de Sud América; que pondrá en acción todos sus esfuerzos y recursos para combatir la odiosa invasión, y que estará pronta a correr con ellos a donde quiera que lo haga necesario el peligro común.” El documento es suficientemente elocuente como para desviarse del intento de desarrollar sus ideas.
Así es que – continúa – uniendo el suyo al grito del continente indignado, declara sin excitación que mirará como injuria y ofensa propia la que en este case se infiriese a cualquiera de las Repúblicas de Sud América; que pondrá en acción todos sus esfuerzos y recursos para combatir la odiosa invasión y – cierra – que estará pronto a correr con ellos a donde quiera que lo haga necesario el peligro común” .
Así es que uniendo el suyo al grito del Continente indignado declara sin hesitaciones que mirará como injuria u ofensa propia la que en este caso se infiriese a cualquiera de las Repúblicas de Sud América”.
Empero no puede negarse que siempre por su dictamen aborreció en César la ambición y la causa de sus armas, pues olvidando la propia injuria en la muerte de su padre, en que fue culpado Pompeyo, se puso de su parte, y peleando con él y a su orden por la libertad de Roma, se perdió en Farsalia.
Es asimismo necesario que la justicia que en todas las cosas mantienes, te ayude a pensar que no se te hizo injuria en quitarte tal hermano, sino que se te hizo gracia de todo el tiempo que te fue permitido el usar y gozar de su amor.
Todos poseemos alma de rey, puesto que los reyes, olvidando tanto sus fuerzas como las flaquezas de los demás, se arrebatan, tórnanse crueles, como si realmente hubiesen recibido una injuria, siendo la realidad que su grandeza les guarda de cualquier peligro con la mayor seguridad.
Alonso III de Aragón, en pena del detestable fratricidio que cometió por heredar el condado de Urgel, castigando Dios su pecado con permitir que se le quitase la corona que de derecho le tocaba, siendo el primer rey que, descendiendo por línea femenina, ha sucedido, viendo la injuria hecha a, la Divina Providencia, transportando a la plaza de esta capital el rey nuestro señor aclamado como legítimo sucesor por casi todos los potentados de Europa.