insistente


También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • adjetivo

Sinónimos para insistente

Sinónimos para insistente

pertinaz

Ejemplos ?
—Ese hablero… los mozos que cantan. La mirada turbia, inexpresiva e insistente de míster Hall, se aclaró. El contador comercial surgía.
Por otra parte, a la situación creada por ese desnivel se sumó el tendencioso e insistente retiro de los depósitos que las compañías petroleras tenían en las principales instituciones del sistema bancario, para transformarlos en divisas extranjeras y situarlos fuera del país.
Como en las peores películas de terror gringo, siempre, de manera obsesiva, antes de dormir, apenas acostada en su cama de solterona liberada, su mente irradiaba un recuerdo insistente: aquella cancioncilla infantil que su nodriza argentina le cantaba para hacerla dormir: Algo dentro de sí la movía a humedecer las almohadas con un llanto tan prolongado que no se daba cuenta cuándo se quedaba dormida.
-preguntaba insistente al asesino, que, con la cabeza baja, el demacrado rostro muy ceñudo, estaba sentado sobre el camastro de su tétrica celda en la Cárcel Modelo-.
- Conductor: Y además si salen las cosas como todos esperamos, habremos ganado todos, como dice usted: será un éxito de todos. Perdóneme si soy un poco insistente.
La escotilla se abrió sin que Fernando interviniera para evitarlo y un murmullo insistente y uniforme comenzó a escucharse: Zaa7x(r/4/t/6m)p/kr/8/zzz.
Los cazadores, para enardecerse a sí mismos, y a la vez para aturdir a la pieza en fuga, llenaban el cafetal con insistente vocería.
Viéronla mirar a todos lados, y buscar apoyo con el pie para alzarse más. Pero la mirada de los idiotas se había animado; una misma luz insistente estaba fija en sus pupilas.
Agradezco así a esta amorosa, gratificante e insistente “élite”, el que me haya pedido la publicación de estos textos, pues les parecieron enriquecedores para su trabajo didáctico-cotidiano.
En el ambigú menudearon las libaciones, y hubo el brigadier de andar tan insistente en ellas, que el zumo de las parras de Alicante y Jerez se le subió al cerebro.
Quédate todavía, oh Marcia, un pesar profundo que parece haber formado callo en tu alma, y que al perder su primitivo brío, se ha trocado en más tenaz e insistente: sin embargo, tal como es, los años te lo arrancarán poco a poco.
Heberto Castillo (ex preso político, y líder en el movimiento estudiantil del 68) venía "preparando terreno" para la posible formación de un nuevo partido político de oposición, que se ubicarla dentro de la izquierda. No obstante lo insistente de los rumores, nadie había declarado nada al respecto.