insomne

(redireccionado de insomnes)
También se encuentra en: Diccionario.
  • all

Sinónimos para insomne

desvelado

Sinónimos

  • desvelado
Ejemplos ?
La saga Los Insomnes está ambientada en un futuro próximo en el que la ingeniería genética es algo corriente Mendigos y opulentos comienza en julio de 2114 en los Estados Unidos de América, en donde la sociedad ha evolucionado a un extraño sistema de tres estamentos bien definidos.
En esta novela los descendientes de los Insomnes se han retirado a una isla artificial que ellos mismos construyeron, pero sin embargo son la fuente creadora de todas las innovaciones tecnológicas, científicas y genéticas que los políticos Auxiliares necesitan para mantenerse en el poder.
Una vez asentados en la isla artificial de su propia creacción, los descendientes de los Insomnes o Superinsomnes, pueden desarrollar una nueva biotecnología muy tentadora pero también potencialmente muy peligrosa.
Y por último los Insomnes (ver Mendigos en España), personas con modificaciones genéticas anteriores a los Auxiliares, que se retiraron voluntariamente del sistema político-social de EEUU (debido a cierto rechazo social) y viven retirados en un lugar llamado Santuario.
edició 2002), "A l'ombra del semàfor" (en coautoria amb el seu marit Armand Quintana, 2001), "Els versos obstinats” (2003), "Que hi ha algú?" (traducció, 2003), "Àncores o ales?” (2004), "gaTonades il•lustrades” (2007), "Els rossinyols insomnes” (2008), "Tríptic de Sant Josep" (2008), "El cançoner d'en Marcel” (2011), "O no" (juntament amb J.
No pertenece a la clase de los Insomnes, pero gracias a una operación genética es capaz de modificar el inconsciente colectivo Pese a no ser narradora, también desarrolla un papel esencial: Miranda Sharifi: primera descendiente de los Insomnes y líder de la isla "La Isla" en la que habitan
En 1986 participa en cuatro filmes: Brigada explosiva (otra vez hace de "Rosales"), Brigada Explosiva Contra los Ninjas, Los amores de Laurita" y Los Insomnes.
Las que no se apartaban penas insomnes de mi lado, oh sueño; las que siempre velaban, esas que te ahuyentaban con su torvo, severo y triste ceño, volaron ya; despierta miras en su lugar la paz ansiada; libre quedó mi puerta, y ya no ves cubierta de espinas dolorosas mi almohada.
Noches insomnes paso, hora tras hora, cual la noche que pasa el desdichado que sabe con certeza que a la aurora será del nuevo día ajusticiado; miro por fin la luz despertadora, que en nada cambia mi anterior estado, y un día añade a mi vivir amargo, cual noche triste, como siglo largo.
La paz ahora envías a mi seno, y mis insomnes penas adormeces; plácenme ya tus sombras, tu sereno imperio en el espacio de astros lleno.
Horas de infinito recogimiento en que medito en el plan que ha de inmortalizar mi memoria, lecturas de Shakespeare y de Milton, en el silencio de las madrugadas insomnes, ¡cuán lejos estáis del brutalismo gozador de mis noches parisienses en que, tras de una cena de langosta a la americana y champaña extra dry, la alcoba de la Orloff oía mis gritos de salvaje voluptuosidad y su cuerpo delicado se lastimaba estrujado por mis manos gozadoras!...
Recelos, sobresaltos y cuidados por la preciosa vida de tu esposo, insomnes noches, de amargura henchidas; separación y tiernas despedidas de tus hijos amados, y de tu anciano padre doloroso; tristísimas partidas de los dulces hogares, de las patrias riberas, y peregrinaciones por los mares y apartadas comarcas extranjeras, al desterrado esposo acompañando; ingratitud, y extraños acerbos desengaños: todo sintió tu corazón, Victoria, ni hubo ninguna dolorosa prueba que a tu sensible pecho fuese nueva.