instructor


También se encuentra en: Diccionario.
  • sustantivo

Sinónimos para instructor

Ejemplos ?
Se reitera la necesidad de elaborar la doctrina policial y aumentar la duración de los cursos, capacitar instructores, formar nuevos mandos y desarrollar prácticas policiales para el reforzamiento de las capacidades operativas de los policías. La Misión valora las iniciativas tendientes a crear la carrera del instructor policial.
Si la separación no fuese posible, el Juez Instructor o Tribunal cuidará de que no se reúnan personas de diferente sexo ni los co-reos en una misma prisión, y de que los jóvenes y los no reincidentes se hallen separados de los de edad madura y de los reincidentes.
El Juez instructor autorizará, en cuanto no se perjudique el éxito de la instrucción, los medios de correspondencia y comunicación de que pueda hacer uso el detenido o preso.
Sin embargo, a pesar de esto, la escuela a la que estamos acostumbrados y llevados como estudiantes, lleva un retraso de más de cien años, no sólo en México, sino en toda Hispanoamérica y en otras regiones, exceptuando los modelos fantoches exhibidos en vitrinas luminosas de propagandas que más contrastan sus auténticas realidades, con su verbalismo torpe y sin pasión, con el uso exclusivo de un libro de texto, a veces negocio disfrazado de abnegación, mal escogido, plagado de errores y peor manejado, con sus resúmenes dictados por los profesores, con el recitado de lecciones a imagen y semejanza del instructor...
Ahora teníamos que quitamos la gorra; allí teníamos que hacer una reverencia y no olvidar nunca nuestra situación, siempre rebajarnos delante de nuestros superiores ¡Dios sabe cuántos superiores teníamos! Si mi padre ha ganado la medalla de instructor ha sido a fuerza de humildad, y yo lo mismo.
Inmediatamente antes de redactar la propuesta de resolución, el Instructor pondrá de manifiesto el expediente al alumno o alumna y, si es menor de edad, a sus representantes legales, comunicándoles la sanción que podrá imponerse, a fin de que en el plazo de tres días lectivos puedan formular las alegaciones que estimen oportunas.
En un principio lo dejaba tan adolorido el ejercitarse que ya no quería continuar, pero luego recordaba el principio de la constancia y la voluntad que su amigo instructor le demostraba con el ejemplo y no se daba por vencido.
?Si quieren avanzar de orden, hay que adelgazar, no importa que no les convenza la dieta, que no estén de acuerdo con el instructor, ni con las condiciones, no importa mas que tener las mejores disposiciones físicas para viajar, todo lo demás se pierde y es cambiante, lo que sintamos, pasa y se olvida?.
Artículo 43. Recusación del instructor. El alumno o alumna, o sus representantes legales, podrán recusar al Instructor. La recusación deberá plantearse por escrito dirigido a la Comisión de Convivencia, que deberá resolver y ante la cual el recusado realizará sus manifestaciones al respecto, siendo de aplicación las causas y los trámites previstos en el artículo 29 de la Ley 30/1992, de 26 de noviembre, de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del Procedimiento Administrativo Común, en lo que proceda.
Excepcionalmente, y para garantizar el normal desarrollo de la convivencia en el Centro, al iniciarse el procedimiento o en cualquier momento de su instrucción, el Consejo Escolar, a través de su Comisión de Convivencia, por propia iniciativa o a propuesta del Instructor, podrá adoptar como medida provisional la suspensión del derecho de asistencia al Centro durante un período superior a tres días lectivos e inferior a un mes.
Información adicional sobre el personal: Comandante de Aeronave: El Comandante de Aeronave, fallecido, de 45 años de edad, era poseedor de las Licencias Instructor de Vuelo Avión (PIVA) y de Piloto de Transporte de Línea Aérea (PTLA), con habilitaciones para vuelo nocturno, vuelo por instrumentos, de aviones monomotores y multimotores terrestres hasta 5700 kg y de los tipos de aeronaves siguientes de mayor peso, SW3, SF 34, B-737, copiloto de S75, copiloto de SH33.
Principios de lectura para niñas de Domingo Miguel y Ruiz, de 1889 o el Catón de los niños, El instructor de Jiménez Aroca también publicado en el siglo XIX, intentaban como otros de su mismo estilo, con ciertas intenciones moralizantes, como el propio Periquillo vemos que tenía, presentar más organizada la enseñanza tradicional, aunque esto no les impedía, lanzar críticas a la nueva pedagogía que principiaba a vislumbrarse como consecuencia de los avances de la psicología y censuraban en sus pequeños prólogos a aquellos atrevidos profesores que no arrancaban la enseñanza de la lectura como ellos, sino con palabras u oraciones.