intelecto


También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • sustantivo

Sinónimos para intelecto

Sinónimos para intelecto

Ejemplos ?
Y los sabios consagraron entonces su intelecto, su alma, no ya a aliviar los temores o a sostener sus amadas teorías, sino a buscar la verdad, a buscarla desesperadamente.
Ahora bien, este sistema de razonar en el niño de escuela, a quien sus compañeros llamaban afortunado, ¿qué es, en último análisis? —Es simplemente —dije— una identificación del intelecto del razonador con el de su contrario.
—Y la identificación —dije— del intelecto del razonador con el de su contrario, depende, si le entiendo a usted bien, de la exactitud con que se mide la inteligencia de este último.
El nombre y menester de una gran parte de nuestros agrupados podía atraernos el apelativo pernicioso de «intelectuales», si no acentuamos desde luego el convencimiento de que la política no es faena que satisfaga con sólo el intelecto, ni sólo mediante la acción individual.
Mayor de edad y no teniendo pruebas en contrario es de suponer que nunca le dejaron tiempo libre – y paciencia – para el cultivo de su intelecto, primero: las duras faenas rurales a que se consagró hasta los comienzos de la “Revolución” y después las aún más activas y peligrosas de la guerra que lo suscitaron soldado.
No había habido en los españoles, durante los primeros cincuenta años del siglo XIX, complejidad, reflexión, plenitud de intelecto, pero había habido coraje, esfuerzo, dinamismo.
Incontables generaciones han pasado sometiendo a los rigores de una educación a propósito a la mujer, y al fin, cuando los resultados de esa educación se manifiestan; cuando los perjuicios acumulados en el cerebro femenino y las cargas materiales que los hombres le echan encima, actúan de lastre en su vida impidiendo el vuelo franco de su intelecto en los espacios libres de la idea; cuando todo lo que la rodea es opresivo y mentiroso, se viene a la conclusión de la inferioridad de la mujer, para no admitir ni confesar la desigualdad de circunstancias y la ausencia de oportunidad, que a pesar de todo, no han impedido que la emancipación de la mujer se inicie ayudada por los heroicos esfuerzos de ella misma.
Por lo contrario, al niño o a la niña le espera un laberinto por formarse en su órgano cerebral: el nacimiento de su conciencia, su cognoscencia; su memoria, sus producciones, sus autovaloraciones, sus operaciones, la información, el aprendizaje, la posibilidad de solucionar problemas, en una expresión metafórica, el laberinto del intelecto o en una más rigurosa, la estructura dinámica de la inteligencia humana, que no se reduce a ser de alguien un listo o un tonto, sino a la integración interinfluida de las aptitudes innatas del ser humano en su confrontamiento con la socio cultura que le rodee y el momento histórico del desarrollo humano que le toque vivir.
A mayor riqueza de trabajo y actividades más logros en el intelecto humano y también, a mayor calidad de la cantidad, mejores logros cuantitativos y cualitativos.
Un niño que desgraciadamente crezca en un entorno rutinario casi es segura su condena a ser como el medio donde se desarrolla; sin embargo, la mediación sígnica puede alterarlo si un modelo cultural, como el maestro eficiente, lo impulsa y le despierta propósitos de divergencia. Por ello, no hay retos culturales que el intelecto humano no pueda enfrentar.
Hay escuelas en cada pueblo y en cada ranchería de Texas; por esas escuelas pasaron cuando niños los hombres de la multitud linchadora, en ellas se moldeó su intelecto; de ahí salieron para acercar tizones a la carne de un hombre vivo y decir días después del atentado, que han hecho bien, que han obrado justicieramente.
La importancia de los estudios de Joy Paul Guilford en torno a la estructura del intelecto humano ha servido para efectuar múltiples investigaciones y someterlas a un buen número de pruebas que han avalado cómo funciona mejor la inteligencia.