jugarreta


También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • sustantivo

Sinónimos para jugarreta

truhanada

Sinónimos para jugarreta

Ejemplos ?
Una jugarreta del destino fue el que algunos años más tarde fuera condenado al exilio tras ser juzgado y condenado por la misma ley que él había impulsado.
En medio de la persecución los jóvenes que organizaron la broma se reúnen con el falso Ben Willis satisfechos por su jugarreta hasta que se enteran que uno de ellos murió en la persecución falsa.
Los dos guardias acompañantes del rey están sobornados y en cuanto se encuentren los asesinos con él, éste no tendrá escapatoria. Alatriste aprovecha un momento en el que se queda solo con un único guardia y tras una jugarreta consigue matarlo y liberarse.
El oso es la materia / Tom y el oso Boris 24. Las placas que caen / Las trampas 25. Una alcaparra con consecuencias / La jugarreta de Pedro 26. El sombrero fantasma 27.
Jutiapa es poco conocido por sus playas marinas. Esto, no obstante, parece ser una irónica jugarreta del destino, porque el mar frente a sus costas es apacible como pocos.
es una broma o jugarreta llevada a cabo habitualmente por niños en edad escolar en Japón. Se hace uniendo las manos de manera tal que los dedos índices señalen juntos y tratando de insertarlos bruscamente en la región anal de alguien, cuando la víctima no esté viéndolo.
A pesar de que la práctica es bien conocida en Corea del Sur, ha habido casos en que adultos que lo hacen han sido arrestados. En Japón es considerada una jugarreta infantil en vez de un acto criminal.
Spielberg le respondió a Sheinberg en tono de broma, diciéndole que todos pensaban que el título propuesto debía tratarse de alguna especie de jugarreta, por lo que finalmente Sheinberg optó por desistir en cuanto al título.
Esta obra fue fuertemente criticada en su época por el crítico literario Visarión Belinski, quien alabó su primera novela Pobres gentes y que fue uno de los más críticos con sus tres siguientes obras, afirmando de la siguiente forma: “Yo, el primer crítico de Rusia, me he portado como un burro, qué jugarreta nos gasta a los hombres la falta de perspectiva”.
En el orfanato de la Fundación Graude en Tokio, Erii Aizawa, una de las jóvenes maestras que trabaja junto con Miho, corre tras un niño, Akira, que fue siguiendo su avión de juguete hacia la carretera, tras una jugarreta de su compañero Makoto.
El cuervo fue elogiado por los escritores William Gilmore Simms y Margaret Fuller, aunque fue criticado por William Butler Yeats, quien lo llamó «insincero y vulgar... su despempeño, una jugarreta rítmica».
Por una malintencionada jugarreta de los amigos del ayudante al que Cuello había quitado la novia, acusándolo de haber roto unas plantas del jardín del gobernador, fue castigado a lonjazos y puesto en el cepo.