Ejemplos ?
Zurita, que se había hecho socio transeúnte del Ateneo, merced a un presupuesto extraordinario que amenazaba labrar su ruina, Zurita oía con la boca abierta a todos aquellos sabios más jóvenes que él, y algunos de los cuales habían estudiado en París, aunque pocos.
Ocúpanse, por dar color a su ociosidad, en labrar cosas de hierro, haciendo instrumentos con que facilitan sus hurtos; y así, los verás siempre traer a vender por las calles tenazas, barrenas, martillos; y ellas, trébedes y badiles.
No habia réplica á tan discreto razonamiento. Fuí á labrar el campo de una negra vieja por conservar mis orejas y mi nariz, y al cabo de un año me rescatáron.
Arranques me vienen de dar tres pasos, y con tres patadas estruxar todo ese hormiguero de ridículos asesinos. No os toméis ese trabajo, le respondiéron, que sobrado se afanan ellos en labrar su ruina.
Es la primera el cálculo de lo que ese amor, -- aplicado a labrar un corazón de mujer, como se labra la tierra para sembrar papas --, puede producir al agente, y ¡cosa rara!
Pero se concede a los particulares la facultad de catar y cavar en tierras de cualquier dominio, para buscar las minas a que se refiere el precedente inciso, la de labrar y beneficiar dichas minas, y la de disponer de ellas como dueños, con los requisitos y bajo las reglas que prescriben las leyes de minería.
Se le advierte luego en este documento que liberado Chile de sus opresores deberán ser sus propios hijos los encargados de labrar los fundamentos de su estructura política, jurídica y económica, pero – agrégase – que no por ello se debe olvidar ni posponer el pensamiento central y fecundo, de constituir con el mismo Estado y a su tiempo también con el Perú, una sola entidad conjunta con las libres Provincias Unidas del Sud.
Se le advierte luego en este documento que, liberado Chile de sus opresores, deberán ser sus propios hijos los encargados de labrar los fundamentos de su estructura política, jurídica y económica, pero – agrégase – que no por ellos se debe olvidar ni posponer el pensamiento central y fecundo de constituir con el mismo Estado y a su tiempo también con el Perú, una sola entidad conjunta con las ya libres Provincias Unidas del Sud.
Igual que Las Casas, lo hizo llevado de su compasión y amor a los indios. Para labrar las minas también se indicaron al Rey otros medios, y éste los abrazó con mucho entusiasmo.
Felipe II declara que habiendo salido inciertas las esperanzas concebidas acerca de las minas de Quijos y Santa Barbóla, convenía labrar las de Zaruma, "la principal sustancia de la tierra".
Empero hacia los comienzos del siglo XVII nos hallamos con una petición de los vecinos de Zaruma, por la cual pedía apoyo al Rey, para labrar la iglesia nueva, que estaba comenzada y las casas del Cabildo.
Por tener Chacras, además, las cordilleras de Pálmales, El Batán, El Toro, El Bunque, El Pan de Azúcar, Fogones, El Oso, El Puyango y Cañas, también se desenvuelve una industria maderera, con la explotación de maderas de construcción, tales como: el huayacán, bálsamo, laurel, palo de vaca, ceiba, ébano, fernansánchez, porotillo, balsa, guachapelí, cedro, amarillo, cañafístola, sota, pechiche, colorado. Se explota el hualtaco, maderos, faique, moyuyos y ciruelos, para labrar durmientes.