lamento


También se encuentra en: Diccionario.
  • sustantivo

Sinónimos para lamento

Ejemplos ?
de una esperanza... de una quimera... de una lágrima... de una respuesta... de un lamento... de un grito... de un sollozo... de un suspiro...
Como un sordo movimiento en seguida se sintió; después un cuerpo cayó, y otro cuerpo en el momento; ni un quejido ni un lamento salió de la habitación; y pa concluir su misión cuando los vió difuntos, los enterró a los dos juntos allá donde está ese horcón.
Debido a que los abusos ocurrieron durante mi administración, y en la campaña por mi reelección, acepto toda la responsabilidad por ellos. Lamento que estos hechos tuvieron lugar, y yo no cuestiono la apretada de un comité del Senado para investigar los cargos contra el presidente en la medida en que esto es pertinente a las funciones legislativas.
El aire se estremecía en ondas desesperadas y su oleaje de humos y ruido envolvía a los transeúntes sorprendidos que por ahí caminaban. Los altos muros de los edificios se fundían en un único lamento estrujante y se presentían sus gritos inescuchados.
Todos estamos muy preocupados, por supuesto yo como autoridad estoy profundamente preocupado, es parte de mi responsabilidad el ver que este problema se frene y se revierta lo más rápido posible, y como ciudadano y como padre de familia, pues, es un problema que también lamento y sufro mucho.
Y vestida con desgarrados mantos manchados en su blancura, enlodados, parecía correr desesperada por los parajes de su ANAHUAC en llamas: -¡Aaaaay mis hijos!- Y su lamento se confundía con todos los gritos de nuestras madrecitas: -¿Dónde están mis hermanitos?
Había algo en ella de todos los ecos que nutren de aire los cóncavos huecos, y nacen y expiran en él sin cesar; murmullo de arroyo que va entre espadañas, de ráfaga errante que zumba entre cañas, de espuma flotante que hierve en el mar: sentido lamento de tórtola viuda, rumor soñoliento de lluvia menuda, de seca hojarasca de viejo encinar; de gota que en gruta filtrada gotea, de esquila del alba de gárrula aldea, de oculto rebaño que marcha en tropel, de arrullo de amante perdida paloma, de brisa sonante cargada de aroma, de abeja brillante cargada de miel.
Lanzó el alma en su pecho acongojado ronco estertor: y con lamento mixto de miedo e ira blasfemó el malvado: «¡Cuesta un Dios el infierno que conquisto!» El alma impía vomitó rugiendo, la Justicia divina asióle airada, y el dedo en sangre de Jesús tiñendo su sentencia en la frente amoratada le escribió, y desdeñosa sonriendo hundió su espectro en la infernal morada.
Una noche en Florencia, asomado a un balcón, escuché a unos cantores populares de los que amenizan con sus romanzas la digestión de la muchedumbre cosmopolita albergada en los hoteles inmediatos al río. «¡Morir!», cantaba el tenor con lamento prolongado, rasgando el silencio de la noche.
(164) En vano se entró iracundo Por sus puertas adelante Llamando con voz pujante A su gente desleal; Solo el eco que en las bóvedas Cóncavas se guarecia A sus voces respondia Con lamento funeral.
Lloraba como siempre su destino la niña enamorada, los ojos de Sevilla en el camino, y en su Genaro el ánima extasiada: y así con triste acento daba sus ayes al nocturno viento: «¡Triste de mí que lloro »sin que mis ayes lleguen »al corazón que adoro! «¡Triste de mí, que me lamento en vano!
Cuando incrédulos los oficiales subían detenido a la patrulla al tipo, se escuchó un lamento tan terrible en el terreno baldío que a todos se les enchinó el cuerpo.