languidecer


También se encuentra en: Diccionario.
Búsquedas relacionadas con languidecer: languidez, palimpsesto
  • all

Sinónimos para languidecer

Ejemplos ?
Hacía mucho tiempo que se entretenía en bordar pares de corazones, atravesados por puntiagudas flechas, con verdaderos lazos amorosos, todo ello muy lindamente trabajado en seda azul; era evidente que empezaba a languidecer, por faltarle alguna ocupación más interesante que criar girasoles o preparar salsifíes en conserva.
Cuando Angelica vio al muchachuelo languidecer al borde de la muerte, que insepulto a su rey ver por el suelo más padecía que su propia suerte, insólita piedad, extraño celo sintió en el pecho entrar punzante y fuerte que el corazón le enterneció a su paso, y más, cuando narró Medoro el caso.
Porque, en fin, ¿puede haber nada más cruel que esta estrechez rigurosa que sobre nosotros ejercen, que esta sequía espantosa en la que nos hacen languidecer?
Enrojecieron sus mejillas y en todo se recandeció su rostro y como suele con los vientos alimentos cobrar y, la que pequeña bajo el acumulado rescoldo se escondía, la brasa, 80 crecer, y hasta sus viejas fuerzas, agitada, resurgir, así ya lene su amor, ya cual languidecer creerías, cuando vio al joven, con la hermosura de él presente, se enardeció y, por acaso, de lo acostumbrado más hermoso de Esón el hijo en aquella luz estaba: podrías perdonar a la enamorada.
Contrajo una de esas propensiones a languidecer que agotan y secan la vida en sus mismos manantiales y pueden dar origen a afecciones consuntivas.
Los bosques se enrarecían también al menor contacto del furibundo viento Sur que ya estaba en plena campaña para secar las panojas y madurar las castañas; los pajarillos enmudecían poco a poco y volaban errantes e indecisos; las noches crecían y los días acortaban; la naturaleza toda anunciaba su letargo del invierno, y no se escuchaba otro sonido de su elocuente lenguaje que el de los secos despojos de su primavera, rodando en confuso torbellino a merced del viento que cada día soplaba más recio. No necesitaba el forastero tanto aparato para languidecer y enervarse, después de los desengaños padecidos hasta allí.
Sus delgados miembros y la infantil inconsciencia del moreno rostro en el que brillaban dos ojos muy abiertos como de medrosa bestezuela, lo impresionaron desfavorablemente, y su corazón endurecido por el espectáculo diario de tantas miserias, experimentó una piadosa sacudida a la vista de aquel pequeñuelo arrancado a sus juegos infantiles y condenado, como tantas infelices criaturas, a languidecer miserablemente en las humildes galerías, junto a las puertas de ventilación.
A partir de Augusto, con el establecimiento del Imperio, la vida de las asambleas romanas comenzó a languidecer, para dejar de ser convocadas bajo Tiberio, perdiendo sus atribuciones en favor del Senado, y siendo suprimidas por Trajano, aunque durante los tres primeros siglos del Imperio todos los ciudadanos romanos tenían que estar adscritos a una tribu.
Tras una invocación mágica se arrojaban a ellas los animales inmolados, quizás vivos aún. Y luego cuando el fuego comenzaba a languidecer, se lanzaban objetos votivos.
El rey misquito designaba funcionarios bajo su jurisdicción en la costa y en las islas del Maíz. A partir del Tratado Clayton-Bulwer, a mediados del siglo XIX, el interés de los británicos por la región comenzó a languidecer.
Si bien a algunos se les permitió salir, a la mayoría se les negó el permiso para emigrar, en algunos casos instantáneamente, en otros demorando, "durmiendo" o haciendo languidecer las peticiones durante años en el OVIR (????: ????? ??? ? ???????????, transliterado como Otdel Viz i Reg(u)istratsii, "Oficina de visados y registro"), el departamento del MVD responsable de la provisión de los visados de salida.
A partir de allí, el PBI de ambos países reaccionó de manera dispar, ya que Brasil logró crecer un 4,2% en medio de la crisis, aunque luego comenzó a languidecer ubicándose en 2,7% en 1996, 3,3% en 1997 y 0,1% en 1998.