Ejemplos ?
engan con nosotros los que nos leen y no teman a los rayos del sol, que una fresca brisa de Levante templa sus vigores y acaricia el ramaje que proyecta sus movibles sombras en el polvoriento camino que festonean dos largas filas de chumberas como acudilladas acá y acullá por árboles altísimos y frondosos.
Toda esperanza que a Zerbín me lleve, por cuanto escucho aquí, ya he abandonado; pues ya mi venta han hecho a un comerciante, que piensa al sultán darme de Levante.» Así decía la gentil doncella, mientras hipando y suspirando enhebra la tela de su angélica querella, capaz de conmover sierpe o culebra.
Artículo Undécimo.- Será castigado con la PENA DE MUERTE, el guineano que incurra en alguna de las circunstancias siguientes: 1º.- El que induzca a una potencia extranjera a declarar la guerra al Estado libre de Guinea Ecuatorial, con fines de separación o secesión. 2º.- El que se levante en armas o sin ellas para separar del territorio nacional alguna parte del mismo.
De las más ricas tierras de Levante, más populosas y mejor ornadas, se dice que es Damasco, que distante es de Jerusalén siete jornadas, en un llano fecundo y abundante, que no sufre canículas ni heladas.
Dentro de ese lapso podrá, con acuerdo del Consejo de Ministros, solicitar a la Asamblea Nacional, mediante exposición razonada, que modifique alguna de las disposiciones de la ley o levante la sanción a toda la ley o a parte de ella.
Y luego, incontinenti Su Merced del dicho Señor Gobernador, en continuación de la fundación de la dicha Ciudad, dixo que señalaba y señaló por términos e jurisdicción de la dicha Ciudad de Cuenca y subjeto a la Justicia Real de ella, por el camino de la dicha Ciudad de Quito hasta el pueblo de Naturales que se dice Tiquizambe, encomendado en Pedro Martín Montanero, que son diez y siete laguas de la dicha Ciudad de Cuenca, y la parte de la Ciudad de Loxa hasta el río de los Jubones, que hay catorce leguas de la Ciudad de Cuenca, y hacia la parte de Zamora, hasta llegar a los términos de la dicha Ciudad de Zamora, que hay quince leguas de la dicha Ciudad de Cuenca, y a la parte de Levante...
“He ahí a ese joven. ¿Cómo haremos para matarlo, pues no está bien que haga eso, que él solo levante ese árbol? Cavaremos un gran hoyo, después lo incitaremos a descender en el hoyo.
Y luego, incontinenti Su Merced del dicho Señor Gobernador, en continuación de la fundación de la dicha Ciudad de Cuenca, nombro y señalo una cuadra de cuatro solares para en que se edifique y haga la Iglesia Mayor de la dicha Ciudad y un solar de ella, y para casa del Señor Obispo o su Cura y Vicario que fuere en la dicha Ciudad, la cual dicha cuadra es la que está a la parte de Levante en la una parte de la Plaza Publica de ella.
(aquí falta un pedazo y sigue este fragmento)... vito de Levante, que van a Málaga o Almería para recoger en Castel de Ferro al dicho Gran Capitán, y pasarle a Nápoles.
Y otro para casas de Fundición y otro a las espaldas para la Carnicería Pública de la dicha Ciudad; señaló para el Matadero de la dicha CarnicerÍa unos corrales que están hacia la parte del Levante, entre los dos caminos que salen de Tomebamba para Quito, sobre una barranca que estan (a) un tiro de arcabuz de la dicha Ciudad de Cuenca.
Y luego, incontinenti Su Merced del dicho Señor Gobernador, continuación de la fundación de la dicha Ciudad de Cuenca, nombro y señaló una cuadra de cuatro solares para en que se edifique y haga la Iglesia Mayor de la dicha Ciudad y un solar de ella, y para Casa del Señor Obispo o su Cura y Vicario que fuere en la dicha Ciudad, la cual dicha cuadra es la que está a la parte de(l) Levante en la una parte de la Plaza publica de ella.
Por eso en Lugar de la Abundancia llegaron la fuerza, la gran ciencia, que hubo en ellos, en la obscuridad, en la noche, y en lo que ellos hicieron. Vinieron pues, se desprendieron de allá adonde dejaron el sol levante.